23/11/06

El Alcalde y la música (celestial)

En el periódico local, editado por el Ayuntamiento, alcorcón, de septiembre 2006, pág. 3, leí hace unas semanas las declaraciones del Alcalde de Alcorcón hechas con motivo de la futura ampliación del edificio del Ayuntamiento, y perdón por lo extenso de la cita (que transcribo literalmente del periódico, puntuación o, mejor dicho, no-puntuación incluida), pero es que no tienen desperdicio: "la comunicación tiene una gran importancia en la vida actual y en los edificios que hoy se pongan en marcha hay que contemplar esta facultad de poner en comunicación y hacerlo a través de múltiples canales, teniendo en cuenta que la comunicación contribuye a subir peldaños en la calidad de vida en la que tiene que cobrar el protagonismo que le corresponde la sociedad civil estableciendo una dialéctica con el poder en la que actualmente tienen mucho que ver las nuevas tecnologías”. ¡Uf!.

En la página anterior, ya nos advertía el Alcalde que el nuevo edificio no iba a ser “un mero edificio” [¿Pero qué tendrá de malo, me pregunto, que el edificio de un ayuntamiento, o cualquier otro, sea un mero edificio o, incluso, que un alcalde sea un mero alcalde?], sino que va a ser un lugar de encuentro, para la cultura, para la comunicación y para la participación”. Más ¡uf!

Pues bien tras esta retórica vana del primer edil suena una música, no precisamente original, ni novedosa siquiera: algo así como que el Alcalde es un gran defensor de la ‘comunicación’. Pero veamos cómo la practica el Ayuntamiento de Alcorcón:

1. El pasado 1 de septiembre hizo un año que escribí la primera de una numerosa serie de cartas al Ayuntamiento, unas presentadas en el Registro y otras enviadas por correo ordinario, sobre una infracción continuada, que me perjudica, de la terraza de veladores de un bar del edificio en donde vivo, sin que el Ayuntamiento, comunicador él, me haya comunicado por qué no acaba con esa situación ilegal.

2. He escrito también varias cartas (la primera, el 22/08/2005) pidiendo información sobre horarios, número de mesas y normas por las que se rige otra terraza de por aquí cerca (cuya propiedad, por cierto, aunque, creo, no la explotación, es del Ayuntamiento) que tiene toda la pinta de hacer lo que le da la gana, bajo la mirada benevolente y comprensiva de la autoridad, en cuanto a horarios, número de mesas instaladas, etc. se refiere, sin que haya obtenido respuesta del Ayuntamiento comunicador.

3. En los últimos meses me he dirigido varias veces al Buzón del Ciudadano, principalmente para reclamar respuesta sobre los dos asuntos anteriores. La respuesta del Gabinete de Comunicación ha sido siempre la misma: “Hemos enviado su correo a la Concejalía competente sobre la cuestión que nos plantea. En cuanto tengamos mas información, se la comunicaremos”. Por supuesto, jamás recibí “mas información” ni del gabinete, ni de la concejalía competente ni de ninguna otra.

Total que, sí, hay una música sobre la “comunicación” en las perlas que reproduzco al principio, pero es música celestial.

No hay comentarios: