9/11/12

Así se las gasta el alcalde de Alcorcón

En los últimos días he enviado cuatro comentarios al blog del alcalde, concretamente a una entrada suya que tituló, tan torpemente como son sus escritos, El ocio juvenil, un asunto vital, comentarios que han sido borrados tantas veces como los he reenviado, que han debido de ser ¡más de quince! Los copio literalmente a continuación, y de ellos y del hecho de haberlos borrado —don David o algún lacayo suyo, pero el careto es de él— se deducirá el talante democrático del señor Pérez, alcalde que padecemos en Alcorcón. He aquí los dichos comentarios:


[05/11/12 19:37]

Yo añadiría otras cuatro edificantes "alternativas" para que sean diez:

Una. Practicar el botellón legal, acudiendo a las terrazas de veladores, siempre que los jóvenes tengan trabajo —nada improbable con el crecimiento disparado del empleo: gracias, señor Presidente— y posibles para gastarlos.
Dos. Acudir al Creaa. Se aconseja esperar a que lo terminen.
Tres. Ir a jugar, y a lo que el invento ofrezca, al Eurovegas. Eso sí: a los mayores de 18 años o a la edad que el gobierno fije mediante oportunista —digo oportuno— cambio de ley —que para eso tienen mayoría aplastante, digo absoluta— para la mayoría de edad. Y
Cuatro. El rezo del santo rosario.

De nada, señor Alcalde o a quien se encargue de este blog: mi colaboración es gratis.

***
[07/11/12 12:15]

¡Cómo son estos jóvenes! ¿Verdá usted?, quien quiera que sea "usted": sea el alcalde o algún propio, amanuense, guardia pretoriano, secretario, asesor o negro suyo. ¡Qué manera la de usted —quien quiera... etc.— de cargar la responsabilidad en "la elección del tipo de ocio" —la jerga es de usted—, que, por lo visto, tiene hasta patrones, "modelos". ¿No se ha enterado usted —quien quiera... etc.— de que puede haber habido responsabilidades no sólo políticas y administrativas sino también penales en la tragedia? ¿Con qué derecho se permite usted —quien quiera... etc.— soltar la moralina de su artículo? ¿En calidad de qué? ¿Como alcalde de Alcorcón... si es que es usted el alcalde? ¿Como promotor político de un negocio tan ejemplar como el Eurovegas? ¿No tenía usted —quien quiera... etc.— otro enfoque para el asunto que el de la moralina obviando el que pueda haber responsabilidades? ¿Como es que le dejan a usted tiempo para escribir estas cosas las —supongo que numerosas— obligaciones de alcalde, diputado, presidente de municipios, presidente local de su partido... y tal vez algún cargo que me olvide?
Le saludo a usted... quien quiera que sea "usted". Adiós.

***
[07/11/12 22:19]

En referencia a la queja de Unknown [me refería al pseudónimo de, me parece que firmaba, Javier Delgado, quien se quejaba de que le habían borrado sus comentarios] digo que yo advertí en un momento en que entré en este blog que había nueve comentarios y a la vez siguiente, seis. Lo cual evidenciaba que habían borrado tres. No recuerdo de quién eran los borrados. Lo que sí recuerdo es que no leí ninguno que pudiera ser ofensivo. ¿Entonces? Pues la única explicación que se me ocurre es que don David, o quien le escriba el blog, tiene miedo... ¿dialéctico?, poca correa. De hecho, don David, desde que es alcalde, no contesta a comentarios. Hay otro caso semejante por ahí: uno que siendo un ciudadano del común era muy activo en su blog, sobre todo dándole caña a Cascallana —su razón de ser y su bête noire al mismo tiempo—, hasta que, nombrado director general de Nosequé por don David, dejó de contestar a comentarios en su blog, incluso usa seudónimo. ¡Ay, los neoliberales!

***
[08/11/12 13:20]

Que no, Unknown: ¿cómo puedes pensar en censura? ¿cómo puedes pensar que la personificación de la democracia, la democracia hecha alcalde va a censurar lo que no le gusta? ¡Nahhh! ¡Nada de eso!: es que los comentarios se caen. Los míos —3, uno de ellos hacía referencia a tí— ya se han caído dos veces.

Fin de la trascripción.

Apéndice añadido el lunes 12 de noviembre a las 11:02

[Es el último comentario enviado el pasado viernes 9 a las 17:46 al blog de Pérez]


«He conseguido que mis comentarios permanecieran publicados durante horas, días, superando la incompetencia del alcalde para evitar que se cayeran o burlando el celo vigilante —¿exceso de celo?— de algún sirviente pretoriano. Es de suponer que sea esto último porque es inimaginable que el alcalde de una gran ciudad como Alcorcón —por muy escaso que sea su sentido del ridículo, y bien escaso que lo es— se pase horas pendiente de su blog para borrar mis comentarios. De modo que se acabó el jueguecito. Pero como uno también tiene su blog —http://blog-de-alcorcon.blogspot.com/—, he copiado en él los comentarios caídos en éste, con el título de Así se las gasta el alcalde de Alcorcón. Se lo recomiendo a usted, alcalde, o al mucama que le esté prestando el servicio en el blog. (¡Mire usted que si se tratara del director general de Nosequé, nombrado por don David en reconocimiento de sus méritos!). Yo por mi parte voy a procurar difundir todo lo que pueda la caída de los comentarios para mostrar el talante democrático del alcalde que padecemos en Alcorcón.
¡Adiooosss!»

6 comentarios:

Unknown dijo...

Hola. Acabo de leer tu comentario en el pseudo blog del Ínclito alcalde de Alcorcón.
También han borrado mis comentarios y los de más gente.
Si no te importa aprovecho para copiar aquí los que puse y me borraron. Sólo lamento no tener el primer mensaje que me borraron, pero el resto sí los guardo, aquí van:

Unknown dijo:

"Han borrado mi comentario. Creo que no había motivos para ello. Habrá quien crea, al leer esto que escribo que sí los había y que por algo lo habrán borrado, pero lamentablemente ya no se podrá saber, porque el que tiene capacidad para borrarlo no tiene, además, suficiente cultura democrática, esa que es tan necesaria en una "sociedad abierta".
Sé que este post durará unas horas, si acaso unos minutos, pero no me importa porque lo leerá la única persona a la que va dirigido. Sí, a ti, me refiero a ti. Ese que va de recto, demócrata, serio y amante de la libertad...(sic)
Borrando comentarios inofensivos, no agresivos, sin insultos y de lo más correctos no es como uno se puede labrar un camino en la vida democrática. ¿Qué es lo que te amenazaba de mi comentario? ¿que te llamaba incoherente? ¿eso es suficiente para censurar una réplica? ¿te sientes a gusto contigo mismo? ¿duermes bien por las noches? ¿tienes si quiera el más mínimo cargo de conciencia por lo que has hecho?"

Unknown dijo...

Tras borrar también ese mensaje publiqué este otro:
Unknown dijo:

"Como era de esperar, han vuelto ha CENSURAR/borrar un comentario mío.
En este caso era una queja por la CENSURA a la que se vio sometido otro comentario anterior.

El que CENSURA no tiene vergüenza ni la ha conocido. No había nada en mi comentario original que pudiera ser ofensivo. Era solamente una discrepancia.
Pero ya podemos comprobar cómo se trata aquí al que discrepa.

El que somete a CENSURA estos comentarios es de todo menos un demócrata. Dirá que lo es pero sólo se engaña a sí mismo.

Dejar en manos de estos sinvergüenzas la cosa pública es un despropósito de un calibre imponderable.

Como no puede ser de otra manera las réplicas a las CENSURAS lógicamente van más cargadas de intención, lo que contribuye a que sean BORRADAS de inmediato. Pero es una satisfacción saber que para CENSURAR y BORRAR lo tienen que leer primero. Sabedores del atropello que comenten sólo espero que llegue un día en el que recapaciten. ¡Uy! acabo de soltar una utopía, perdón, yo es que soy un cándido."

Unknown dijo...

De nuevo borraron el mensaje y coloqué una bonita poesía.
Unknown dijo:

¿Qué es censura? dices mientras borras mis mensajes en tu pantalla azul.
¡Qué es censura! ¿y tú me lo preguntas?
Censura... eres tú

A uno le sale la vena sarcástica sobre todo cuando te tocan las narices. Evidentemente esto fue borrado y me sentí en la obligación de volver a postear citando esta vez un extracto de las palabras del señor David Pérez.

Unknown dijo:

"David Pérez dijo: "Por el contrario imaginemos otro joven que haya dedicado esos fines de semana a salir tranquilamente, sin emborracharse, sin trasnochar de forma abusiva, haciendo deporte, leyendo, haciendo excursiones, colaborando con una ONG o divirtiéndose con una película en familia o con sus amigos. Tras veinte años, ese chico estará mucho mejor de todo, también como persona, que quien ha estado machacando su juventud de manera sostenida."

Pues mire usted señor David Pérez, si tras veinte años de moderación, cultura, deporte y acción social esa persona acaba siendo un intolerante que no admite la discrepancia, que se cree en posesión absoluta de la verdad y la razón, que usa el poder que tiene de forma antidemocrática ocultando lo que no le interesa... sinceramente, no sé qué tipo de educación ha recibido ese modélico chaval. Estoy convencido de que en el Madrid Arena encontraría jóvenes más seguros de sí mismos, más tolerantes, más educados, y mejores personas que muchas otras que van presumiendo de lo que no son.

Había pensado no dejar aquí más comentarios pero no puedo dejar pasar la ocasión de hacer ver que actitudes como la que se está mostrando en este blog son muy peligrosas cuando se detenta el poder en otros ámbitos. Aquí se somete a control un simple blog, en un organismo público como puede ser un ayuntamiento esto se convierte en totalitarismo.

Que a usted le vaya bien."

Unknown dijo...

También me borraron algún comentario en la entrada que tiene el Alcalde titulada Ataques a la Libertad. Si no fuera tan triste me partiría de risa. Menudos demócratas nos gobiernan.

Un saludo.

Javier Delgado

Unknown dijo...

Te comunico que acaban de cepillarse tu último comentario en Madrid Sociedad Abierta.

¡País!

Dionisio García dijo...

Unknown:

No sólo no me importa que incluyas en este blog como comentario los tuyos que te borraron en el del alcalde, sino que me alegra porque cuanta más difusión se le dé a cómo se comporta este sujeto, mejor para desenmascararlo. Tan es así que me había copiado el último tuyo, el que termina con la despedida "Que a usted le vaya bien", para en un apéndice a esta entrada que publicaré la próxima semana incluir ese comentario tuyo, que mostraría la amenaza para... las convicciones democráticas del alcalde, e incluir también el último mío, que ya contaba con que se lo iban a cepillar, como así ha sido y tú me adviertes.

No es que yo sea un habitual del ínclito (mucho menos haciendo comentarios: de hecho no había enviado ningún comentario hasta ahora, con la lección de abeceína —o perezina— que larga, desde que era candidato), pero sí me he percatado de que en el otro artículo que citas había disminuido el nº de comentarios. Está claro que este señor no admite críticas: sólo alabanzas.

Yo tengo la duda de si la purga la hace Pérez directamente o tiene un sirviente para esa labor. Y esto no quiere ser ninguna clase de disculpa porque tampoco estoy muy seguro de cual de las dos cosas es peor: hacer el trabajo sucio por uno mismo o tener un lacayo que se lo haga.

Saludos.