24/11/06

El Ayuntamiento no contesta

La carta que trascribo a continuación la publiqué por primera vez en el blog Cartas de los lectores, con el mismo título que este post, edición digital de Madrid del 13/06/2006, de un diario de distribución gratuita.
Desgraciadamente, y a pesar del tiempo trascurrido, esta carta sigue teniendo actualidad (el Ayuntamiento de Alcorcón, como el año pasado, ha dado lugar a que se terminara la temporada de terrazas sin contestarme) por lo que he decidido volver a publicarla aquí para aumento de la difusión, me consta que grande, que ya tuvo en su día en aquel diario. Se da la circunstancia de que cuando el Alcalde de Alcorcón habla tiene siempre en la boca la ‘participación’ y el ‘diálogo’, de modo que (partiendo de la base de que el Alcalde es sincero al expresarse de esa manera y no lo dice por decir ni porque sea lo que se espera de él que diga, según la moda, porque es lo políticamente correcto), una de tres: o el Alcalde no entiende que el diálogo es, por definición, en los dos sentidos, recíproco, en este caso del ciudadano al Ayuntamiento, pero también de éste al ciudadano; o lo entiende pero desconoce lo que está pasando en la propia institución que preside; o lo sabe pero es incapaz de ponerle remedio. Bien, sea como sea, ésta es la carta en cuestión:
"En los bajos del edificio donde vivo hay un bar que en cada temporada de terrazas de veladores (en Alcorcón, del 15 de marzo al 15 de octubre) mantiene en la acera más mesas y sillas de las que le está permitido instalar, con el fin evidente (¿con cual si no?) de instalarlas cuando la demanda de clientes lo requiera, aumentando así con esta picaresca, consentida por el Ayuntamiento, el ruido y otros perjuicios no menores que ya sólo con las mesas autorizadas en la licencia tengo, junto con familiares y vecinos, que soportar.
Esta situación la he puesto en conocimiento del Ayuntamiento de Alcorcón en numerosos escritos, presentados en el registro muchos de ellos, y por correo ordinario o electrónico, otros, sin que dicho Ayuntamiento se haya dignado no ya atender a mi justa reclamación (que debe atender porque lo que denuncio es una situación ilegal que me perjudica) sino, ni siquiera, contestar.
Me gustaría que esta carta sirviera al menos para aviso de mis conciudadanos de Alcorcón: que sepan cómo se las gasta y cómo se burla nuestro Ayuntamiento."
Fin de la trascripción, que espero que sirva para general conocimiento de cómo practica el diálogo y la participación el Ayuntamiento de Alcorcón.

No hay comentarios: