14/5/17

La virgen de Fátima es inglesa

No he conocido hasta hoy la divertida historia que cuenta Manuel Vicent en El País del 25/07/2010. Sea o no cierto lo que le contaron —que mostraría el fraude sobre la susodicha virgen—, es perfectamente verosímil. Dice:

«[…] el milagro de A Brasileira [café lisboeta] se produjo a mitad de los años ochenta del siglo pasado cuando me encontré con la Virgen de Fátima en carne mortal, sentada a un velador ante una taza de chocolate y un bollo. Era una anciana muy elegante. Un fotógrafo portugués me animó a que me presentara ante ella y le preguntara si era la señora que se apareció en Cova de Iría. Así lo hice. Después de cierta reticencia por mi proceder tan intempestivo y habiéndose repuesto de su primera duda, me ofreció la silla a su lado y me contó la historia.

Se llamaba Mary Wilkin y era inglesa. Se había casado en el año 1917 con Roberto Pinheiro, un joven topógrafo de Oporto, al que conoció en Londres. El primer trabajo de su marido consistió en realizar unos cálculos de topografía para abrir una carretera de segundo orden en Cova de Iría, un paraje abandonado del mundo junto a un pueblecito de Fátima. Mary Wilkin, apenas una adolescente, recién casada, pelirroja, vestida de blanco hasta los pies, con sandalias y un chal azul acompañó a su marido y mientras él trabajaba en las mediciones del terreno, ella se perdía por el valle buscando flores silvestres. Era el 13 de mayo cuando le sorprendió a media mañana una tormenta y se subió descalza a un árbol. De pronto se abrió el sol entre dos cúmulos blancos, un rayo le iluminó el rostro y en ese momento, en el silencio absoluto del paraje, sonó el tintineo de campanillos de unas cabras y vio a tres pastorcillos, dos niñas y un zagal, al pie del árbol mirándola. Aquellos niños nunca habían visto a una joven pelirroja vestida de blanco con un chal azul, salvo en la estampa de la Virgen de Murillo que había en la iglesia de Fátima. […]

—Ese verano —me dijo Mary Wilkin— volví con mi marido de vacaciones a Inglaterra y de regreso a Portugal en otoño me encontré que a Cova de Iría iban decenas de miles de peregrinos». […]

Fin de la transcripción del artículo de Vicent. Artículo completo aquí.

Me parece que no hace falta echarle mucha imaginación para saber cómo ocurrieron las cosas a partir de ese momento hasta llegar al actual, 100 años después en que la iglesia mantiene el fraude, con el último broche de la canonización de dos de aquellos pastorcillos.

13/5/17

"El 13 de mayo laaa virgen Maaaría / baaajó de…"

En uno de los colegios a los que fui nos hacían cantar por estas fechas la cancioncilla de marras —sin saber los chicos muy bien lo que cantábamos, pero nos obligaban—, cancioncilla que produce sonrojo ajeno. Por cierto que uno de los del coro, un poco gamberrete, al que oíamos los que estábamos cerca, pero no el director, todavía recuerdo que al llegar a lo de "a Cova de Iría" lo substituía por: "pa'qué bajaría". La canción, como digo, es infumable. Muchísimo peor, sin embargo, es el fraude que suponen las apariciones de Fátima, patraña para la que hacen falta unas tragaderas como el santuario de grandes y que la santa madre iglesia no es que la haya dejado correr sin más, como ha hecho en otras ocasiones —aunque sólo esto ya sería inadmisible—, sino que participa directamente en ella, la promociona, con medios, entre otros muchos, como las visitas papales. Vergonzoso.

12/5/17

Mi muro (XV)

                  
Otras pintadas
(I), (II), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (X), (XI), (XII), (XIII), (XIV)

5/5/17

¡Música, maestro!

Música para todos los públicos y por todas partes, "de fondo" o ambiental (¿música placenta?) o a toda pastilla, tanto da: en los bares (con la inevitable televisión y las no menos inevitables tragaperras —sin estos dos instrumentos probablemente los bares se arruinarían—: ¿decía usted algo de la contaminación por humo del tabaco? ¿algo que decir de la "contaminación acústica", que le llaman, en estos locales?); en los lavabos de los bares; en los autobuses y, ¡¿cómo no!?, en el metro; en los ascensores; en las salas de espera; en la peluquería; en el coche del descerebrado con la música atronando (una simbiosis perfecta la del coche con la tachunda musical); en el coche de amigos y familiares —en cuanto se montan—; en la playa —a poco concurrida que esté, siempre tiene que haber algún simpático macarra con la musiquita o se oirá desde algún chiringuito no necesariamente cercano. Y si no, podrá usted disfrutar del agradable pedorreo de las motos acuáticas. La no menos agradable melodía de las terrestres, a poco cerca que quede el paseo marítimo, también le llegará—; al teléfono, mientras esperamos a que nos atienda "uno de nuestros operadores". En fin, la lista de sitios con música sería interminable: no queda prácticamente rincón ninguno en que se pueda estar sin ella.
         Pero lo que me faltaba por ver o, mejor dicho, por oír: en la ventanilla del banco. Hace unos días acudí a uno y el tipo de la caja tenía la música de un aparato de radio, que seguramente se habría llevado de su casa. No le dije nada porque no soy cliente y la visita era, por tanto, ocasional.
         A qué viene esta batahola universal se me ocurre que se debe al inmenso aburrimiento social (¿horror al vacío?), aburrimiento de magnitud comparable y paralelo a la industria del llamado "ocio" o "tiempo libre".
         Es la música como líquido amniótico; conservante social; perejil de todas las salsas; costra de todos los ruidos; manta que tapa el inmenso aburrimiento de fitures y demás; desodorante que disimula, a la par que incrementa, los malos olores.
         ¡¡¡Siiist...!!!

25/4/17

Como niños

Oído esta mañana por casualidad al pasar por la calle. Dos mujeres sentadas en un banco, cada una con un perro. Una le decía a la otra: «El perro por el día puede ladrar. Es como un niño que llora o como alguien que tiene la música a tope.» Ya no he oído más, no sólo porque me alejaba sino porque en ese momento ha pasado un energúmeno en coche con la música a toda pastilla. Bueno, pues ya sabe usted: si un vecino suyo tiene un perro que ladra por encima o por debajo de su casa o al lado o enfrente y es de día, tiene usted obligación de aguantarlo a no ser que el buenvecino le ponga remedio —¡como favor, claro!— al problema. Lo mismo si otro pone la música a tope. Porque, claro, es lo mismo, lo mismito, que si un niño llora.

P. S. Yo tengo un vecino por encima de mí con un perro que ladra cuando lo dejan solo —el perro creo que es el que ladra, no el vecino—. En otra ocasión contaré el interesantísimo diálogo que tuve una vez —con el buenvecino, no con el perro— hace años sobre el asunto, verán qué prodigio de razonamiento por parte del susodicho.

12/3/17

El aborto del alcalde

Leo en un titular que nuestro distinguido alcalde va a presentar una enmienda en el próximo congreso de su partido a fin de defender la supresión del aborto. Se entiende del provocado porque el otro, el sobrevenido pudiéramos decir, me temo que sólo está en manos del que parece ser dios del alcalde evitar que se produzca. (No interviene dicho dios de don David, sin embargo de ser omnipotente —el dios no don David— para evitar dichos abortos sobrevenidos). Me pregunto a qué viene ahora semejante propuesta-aborto, u "ocurrencia", que diría su jefe, teniendo en cuenta que seguro que la tal tiene menos recorrido que el vuelo de una gallina. Falta de recorrido no porque en el partido no haya gente, incluso mucha, desde la más extremosa derecha hasta los más conspicuos nacionalcatólicos, que esté en contra de la regulación del aborto (o, como dirían ellos con sofisma, "en contra del aborto" —con sofisma porque nadie está a favor del aborto, nadie puede ser "abortista", y menos que nadie las mujeres que se someten a el, a pesar de lo que algún estúpido pueda pensar: se está a favor de su regulación en determinados casos y con determinadas condiciones—) sino porque un mero cálculo electoral —uno de los motivos, si no el único, de la política del partido—, cálculo en el que se dan mucha maña, les llevará a ver enseguida que no les conviene: recuérdese si no lo que ocurrió con —el dimitido o destituido, que eso es lo de menos— Gallardón.
         A qué viene la propuesta, me decía al principio. No es que tenga yo al ínclito por muy inteligente pero tontolculo tampoco. Se me ocurre que, dada la falta absoluta de sentido del ridículo del personaje, lo que quiere es promocionarse en su partido con propuestas, sean verosímilmente aceptables o no, que se hable de él, hacerse más "popular" y nunca mejor dicho.
         Bueno, pues este señor es el que tilda a otros de "extremistas", "radicales" y otras lindezas. Una joya. También tilda de "politicastros", según me ha parecido entender, a quienes en un pleno municipal lo reprueban: "A mí no me reprueban cuatro politicastros" parece que fueron sus argumentos. ¿Se le podría denominar a él "alcaldastro"?

18/12/16

Las "hienas" y el gallo

"Hienas" ha dicho, siguiendo la última consigna de su partido. Pero las hienas se alimentan de carroña, nos libran de ella, es injusta su mala fama, ¿no? Y, hablando de animales. Supongo que el gallito acabará como el de Alcorcón… digo, de Morón. Ya saben: "sin plumas y cacareando, en la mejor ocasión".

12/12/16

Dialogando

¡Qué dialogante está el Pepé!
¡Quién lo ha visto y quién lo ve!

7/12/16

De la misma camada

Nuestro alcalde denunciará las restricciones de Carmena al tráfico en su entrada a Madrid. Aguirre lo hará con la misma medida en la Gran Vía madrileña, invocando los dos el derecho a circular que, por lo que deben de entender ambos próceres, es irrestricto. Son de la misma escuela: no tienen ningún sentido del ridículo, ni tienen escrúpulos, y populistas —etiqueta que le cuelgan a quienes les parece conveniente para obtener rédito electoral— no son… ¡quiá!

1/12/16

Ese alcalde

¡Que dimita! Para que no vuelva a decir lo que no ha dicho.

30/11/16

En favor de Trueba

Por motivos que no vienen al caso —bueno, un par de ellos: los espectadores devoradores de chuches y el servicio de limpieza que está esperando a que apenas acabe la película para echarlo a uno a escobazos de la sala— hace años (sic) que no voy al cine y eso que durante muchos he sido de los de película semanal. Las que he visto en estos años han sido de la televisión —grabadas para saltarse la publicidad—. Pues bien, creo que voy a hacer una excepción y voy a ir a ver La reina de España. Y si no voy a verla compraré el dvd. Esto como reacción a la miserable y estúpida campaña desencadenada por patriotas contra Trueba. ¿Por qué no me sorprende que uno de estos sea taurino?

16/9/16

Mi muro (XIV)

                  
Otras pintadas
(I), (II), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (X), (XI), (XII), (XIII), (XV)

6/5/16

La supernada… publicitaria

Se muestra hoy muy enfadado el editorialista de El País —hoy no hay editorial contra Venezuela— por la pretensión de algunos —que, en todo caso, representarán una minoría muy minoritaria— de abaratar la campaña electoral, incluso de suprimirla. Por lo visto, esto no es democrático. Supongo que el diario no desconocerá que las campañas electorales son, esencialmente, propaganda, pero más en la que se nos viene encima teniendo en cuenta que los electores ya fuimos informados sobre programas (¿?) y caretos electorales hace seis meses. ¿Por qué no está de acuerdo el diario con que no hubiera campaña, aparte del socorrido argumento de lo no democrático? Me parece que respiran por la herida, que no es otra que la de perder ingresos por publicidad, ellos, el periódico, y sus numerosos terminales. ¡Ah, la publicidad, el verdadero negocio de los medios!

P. S. El título de este comentario me lo ha sugerido el de un excelente libro que leí hace muchísimos años: La supernada (Lamberto Pignotti), sobre "poder y miseria de la retórica publicitaria". Por cierto, no se moleste en buscarlo en librerías: está descatalogado.

5/5/16

De los libros

[VII]

(Mi homenaje particular a Cervantes)

En la actual lectura del Persiles, una maravilla —399 años de su publicación—, me encuentro —II, 15— con el siguiente paraíso:

«Descubrimos luego una selva de árboles de diferentes géneros, tan hermosos, que nos suspendieron las almas y alegraron los sentidos; de algunos pendían ramos de rubíes, que parecían guindas, o guindas que parecían granos de rubíes; de otros pendían camuesas, cuyas mejillas, la una era de rosa, la otra de finísimo topacio; en aquél se mostraban las peras, cuyo olor era de ámbar y cuyo color de los que forma en el cielo cuando el sol se traspone. En resolución, todas las frutas de quien tenemos noticia estaban allí en su sazón, sin que las diferencias del año las estorbasen: todo allí era primavera, todo verano, todo estío sin pesadumbre, y todo otoño agradable, con estremo increíble.
         Satisfacía a todos nuestros cinco sentidos lo que mirábamos: a los ojos, con la belleza y la hermosura; a los oídos, con el ruido manso de las fuentes y arroyos, y con el son de los infinitos pajarillos, que con no aprendidas voces formado, los cuales, saltando de árbol en árbol y de rama en rama, parecía que en aquel distrito tenían cautiva su libertad y que no querían ni acertaban a cobrarla; al olfato, con el olor que de sí despedían las yerbas, las flores y los frutos; al gusto, con la prueba que hicimos de la suavidad dellos; al tacto, con tenerlos en las manos, con que nos parecía tener en ellas las perlas del Sur, los diamantes de las Indias y el oro del Tíbar».


Me recuerda al discurso de las bellotas (Quijote, I,11): "Dichosa edad y siglos dichosos aquellos…"

1/5/16

¿Otra campaña, para qué?

Viene hoy un editorial, que no he leído, de El País, al menos en la edición digital, con el siguiente título: «La campaña es clave» y, subtítulo,: "Contra lo que algunos creen, junio no es la segunda vuelta de diciembre". Pues uno creería que en la anterior campaña ya quedó todo el pescado vendido: los partidos ya presentaron a los candidatos y presentaron también los programas e hicieron las promesas, así como que ya se informó al electorado de todo lo que había que informar. ¿Quedaron entonces cosas por hacer? ¿Algo nuevo de lo que informar, suponiendo, que ya es suponer, que en una campaña electoral es lo que se pretende? Pues, a tenor de que se va a llevar a cabo otra campaña —y no hablemos de la precampaña, que en esta seguro que ya nos han metido—, parece ser que sí. Aunque no se me ocurre qué puede ser ello. Lo que sospecho es que se podían —nos podían— haber ahorrado otra campaña —tan preocupados como parecen por hacerla más austera—, haber pasado directamente a las elecciones, si no fuera porque de lo que se trata real y fundamentalmente es de exprimir más si cabe, si es que ya no se hizo suficientemente, el limón de la propaganda. Otra vuelta de tuerca más a ver si cae algún escaño más para el partido.

28/4/16

Campaña más barata

"El PSOE propone a todos los partidos que abaraten un 30% sus campañas". Es un titular de hoy. La propuesta revela un secreto a voces: que las campañas electorales —fervorosos mítines, cartelones, pasquines, radios, tv…— no son informativas, o lo son en una mínima parte, sino que son casi pura publicidad: cuanta mayor o mejor sea ésta, más posibilidades de votos. Si realmente fueran informativas, con la intención de hacer llegar al público las propuestas, compromisos y calidad de cada partido no se les ocurriría gastar menos —ni más—, gastarían lo que hiciera falta. ¿Algún partido se cree aquello —incluidos los progresistas— de que "el buen paño en el arca se vende"? Por otra parte, puestos a limitar la propaganda —perdón: los gastos electorales— lo podían hacer en el sentido del coste absoluto, no de % menos: que cada partido gaste x como máximo, lo que daría más igualdad de oportunidades a todos los partidos, los económicamente poderosos, con apoyos económicos, y los que no. Pero ya verá usted cómo por ahí no pasan, tan austeros y demócratas como se pretenden.

18/4/16

No dejes que te verifiquen

Esta mañana llaman al telefonillo del portal de casa. Al contestar, me dice una moza que si soy fulano de tal (con nombre y apellidos completitos). Cuando le digo que sí, puesto yo ya en prevengan, como decían en la mili, me dice que viene de mi (su) compañía suministradora de no sé qué, si de gas o de luz no recuerdo, a "verificar" mi tarifa. Le digo que aquí no tiene nada que verificar, y cuelgo el telefonillo. Insiste la menda en la llamada y le digo que no moleste y cuelgo de nuevo, pero ella vuelve a pitar —de modo que parece que se le hubiera quedado el dedo pegado al botón— por tercera vez y yo a decirle que no moleste, esta vez a gritos. Ya no insistió. Si lo llega a hacer, ya estaba dispuesto a mandarla a la mierda.
         Acerté en mi actuación. Poco después hablé con un vecino y me dijo que él había abierto —la puerta de su vivienda— y de lo que se trataba era de que se cambiara de compañía suministradora, algo que yo ya me temía, que venían a venderme algo. Y es que el truco consiste en personalizar la visita diciendo tu nombre y apellidos, pero sobre todo en emplear una palabra abracadabra como 'verificar', que a la vez que oculta las verdaderas intenciones del acosador o acosadora sugiere que aquello es algo oficial y quizás obligatorio. Aviso a mis incontables lectores: no piquéis, es sano no hacerlo.

2/3/16

"Valencia no quiere ciclistas en la acera"

Revista de prensa

Es el titular de una noticia del 8 de diciembre pasado en la revista Ciclosfera, cuyo texto copio.

«El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha anunciado una nueva campaña para sancionar a los ciclistas que incumplan las normas y circulen por la acera.

Es uno de los alcaldes más comprometidos con la bicicleta. De hecho, Joan Ribó sigue usándola prácticamente a diario para acudir al Ayuntamiento de Valencia. Y sin embargo, se ha mostrado contundente a la hora de anunciar la posibilidad de nuevas sanciones contra los ciclistas que incumplan las normas y, en especial, contra aquellos que utilicen la acera.

Durante una entrevista radiofónica en la Cadena Ser, Ribó fue preguntado por un oyente por las bicicletas que circulan a gran velocidad por la acera, a lo que contestó que él mismo había estado “a punto” de ser atropellado por una de ellas. El alcalde de Compromís aprovechó para anunciar que va a poner en marcha una campaña informativa y de concienciación a los ciclistas, tras la cual, y si es necesario, habrá también sanciones.

Por otra parte, Ribó también aprovechó para adelantar que también se hará una campaña similar para evitar la circulación y el estacionamiento indebido de vehículos en el carril bus con el objetivo de agilizar el servicio de la Empresa Municipal de Transportes (EMT).»


Muy bien por el alcalde de Valencia. A ver si el de Alcorcón hace lo mismo, que lo dudo mucho. Las aceras tienen que ser un espacio reservado y exclusivo para los peatones, sin excepciones. ¡Bicicletas por las aceras, no! ¡Las aceras para los peatones!

20/1/16

Así se las gastan Yavé y el profeta

«De allí [Eliseo] subió a Bétel; y según iba por la pendiente, salieron de la ciudad unos niños y se burlaban de él, diciéndole: "¡Sube, calvo! ¡Sube, calvo!". Volvióse él a mirarlos y los maldijo en nombre de Yavé, y saliendo del bosque dos osos, destrozaron a cuarenta y dos de los niños.»
2 Reyes, 2:23-24

7/1/16

¡Haga ramping en Alcorcón!

Es el nuevo deporte que el ayuntamiento de Alcorcón está promocionando. En efecto, por si quienes acostumbramos a andar por las aceras no tuviéramos suficientes obstáculos con terrazas de veladores, cacas y meadas perrunas, coches mal estacionados, ciclistas de acera..., nuestro ayuntamiento, siempre a la última en la promoción del deporte, supongo que en lucha contra la droga, lo hace con uno nuevo —que, ya de paso, se une a la increíble proliferación metastásica deportiva, una de cuyas últimas aportaciones creo que ha sido el perrotón—, que podríamos denominar salvamento de rampas o, quizás para mayor éxito del nombre, dicho en guiri, ramping.
            El invento consiste en que los locales que así lo deseen —bancos, tiendas, clínicas animales, panaderías…— construyen una rampa de acceso al suyo para facilitar —¡qué considerados y qué socialmente correctos!— el acceso a su interior con silla de ruedas, cochecitos de niños y carritos de la compra. El problema es que la instalación la hacen —se supone que con el consentimiento del ayuntamiento, y si no es así, a éste se la están colando doblada— en la acera. Es decir que en vez de eliminar escalones o construir la rampa dentro del local, naturalmente comiendo terreno a éste, lo hacen en el espacio público que es la acera, lo que representa un obstáculo —otro más— para el peatón, que se ve obligado a estar atento a las rampas que pueda encontrarse en su camino para sortearlas. Lo malo de este nuevo deporte, y de la preocupación del ayuntamiento porque todo dios se mantenga fitness, y que no se caiga en otros vicios, es que no es voluntario, como lo puedan ser los otros, sino que obligan al caminante a practicarlo, lo quiera o no.

P. S. Esta mañana me comentaba un vecino, lo que me ha dado pie para este desahogo, que ha estado a punto de darse una toña con una de esas dichosas rampitas de reciente construcción.

6/1/16

Contra la publicidad

Parto de la base de que las visitas a domicilio y las llamadas por teléfono de los comerciales son publicitarias y que, de una u otra manera, intentan venderme algo que no he solicitado. Mi táctica defensiva ante estas situaciones es la siguiente: si son llamadas desde el telefonillo del portal —"venimos a traer un comunicado a los vecinos"—, cuelgo sin más explicaciones; si han conseguido llegar hasta mi puerta, porque siempre puede haber algún vecino que les haya abierto el portal, les digo, sin abrir, que no me interesa, sin que haya más explicaciones por mi parte, así se estén hablando al otro lado de la puerta durante minutos; si son llamadas telefónicas, el cuelgue es inmediato, ni siquiera con un "no me interesa", no me duran ni cinco segundos. Creo que es la única manera que tenemos de defendernos de la alienante publicidad, valga el pleonasmo. Pienso que cuando quiera comprar algo o cambiar algún tipo de servicio, ya seré yo quien me interese por la manera de hacerlo.

P. S. Una vez, que debía yo de estar con la guardia baja o que tenía gases en el estómago o que acababa de oír a Rajoy o a Montoro o a Soraya o a… en la tele o que vaya usted a saber, abrí la puerta a un comando. Tras unos minutos de discurso por su parte diciéndome lo que me iba a ahorrar, ya no sabía yo cómo darle puerta —nunca mejor dicho— y le dije que no me interesaba, ante lo cual él, haciéndose el sorprendido: "¡¿Cómo, caballero? [Ahora caballerean mucho] ¿No le interesa pagar menos?!". "Pues no", le respondí. "Me encanta pagar de más", respuesta que como, evidentemente, no la tienen en el manual, como no esperan semejante reacción de la víctima, lo desconcertó y se largó murmurando.

¡NO A LA PUBLICIDAD!

4/1/16

Periodismo bajo mínimos

1. Esa estúpida costumbre que han cogido en los telediarios, desde unos pocos años para acá, de narrar la llegada de los reyes magos con el mismo naturalismo o realismo que si de otra cualquier noticia se tratara. De este estilo: «Dentro de pocas horas llegan a las calles de Madrid SS. MM. los Reyes Magos de Oriente, que, tras la cabalgata, cuando los niños estén dormidos, empezarán a repartir regalos a todos ellos». ¿Piensan los redactores del engendro que los niños ven, y atienden, el telediario o son ellos tan infantiloides que siguen creyendo en el cuento? ¿O es que acaso vale todo para el relleno del tiempo?

2. La otrora joya de la corona del periodismo español trae hoy un artículo —es un decir— sobre cual es la probabilidad de que te toque el gordo en el sorteo del niño. Para explicarlo, el redactor se monta un rollo de varios párrafos, con explicación engorrosa. Explicación que, sin embargo, es tan sencilla, que no requiere complicarse, como esta: entre 100.000 posibilidades —hay 100.000 números, desde el 00000 hasta el 99999— tienes tantas como números diferentes juegues. Si un décimo, una posibilidad; si dos de diferentes números, dos posibilidades, etc.


Añadido el martes 5 de enero. Hoy viene una banalidad del mismo calibre, perpetrada por el mismo periodista, consistente en resolver el acuciante problema de cómo cortar un roscón en ocho partes iguales con tres cortes. Apasionante.

3/1/16

Mi muro (XIII)

                  
Otras pintadas
(I), (II), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (X), (XI), (XII), (XIV), (XV)

2/1/16

Titulares que NO se verán este año en Alcorcón


Todos ellos se refieren al ayuntamiento. Así es que

                       «El ayuntamiento de Alcorcón…

erradicará la circulación de bicicletas por aceras»

"Se acabó la impunidad de los ciclistas de acera", manifestó el concejal del movimiento

castigará severamente la circulación de motos por las aceras»

iniciará una campaña contra el ruido»

en campaña contra el ruido, castigará severamente a las motos pedorras»
[sic]

tomará medidas para evitar perros sueltos»

evitará olor de contenedores»

exigirá a terrazas de bares que limpien su zona»

"Hay más cochambre que en el resto de la acera", declaró el concejal de la limpieza

obligará a terrazas de bares a respetar nº de mesas»

obligará a terrazas de bares a respetar horario»

obligará a terrazas de bares a respetar ubicación autorizada»

obligará a terrazas de bares a exhibir licencia en sitio visible desde el exterior»

"Es lo que establece la ordenanza", ha señalado el concejal de la hostelería

bajará el IBI a costa de la tasa de terrazas»

hará visible a la policía municipal»

obligará a paseantes de perros a proveerse de un kit de limpieza de orines y cacas»

dejará de usar la web municipal como instrumento de propaganda»

no permitirá la pega de publicidad en farolas, señales de tráfico, fachadas, marquesinas…»

en la ordenación del tráfico, dará prioridad a peatones ante los coches»

multará coches estacionados ante contenedores»

multará pitidos injustificados de autos»
[O séase, siempre]

erradicará la circulación de bicicletas por aceras» [creo que ya lo he dicho]

1/1/16

Mi muro (XII)

                  
Otras pintadas
(I), (II), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (X), (XI), (XIII), (XIV), (XV)

29/12/15

Santos y santas

Me decía una niña (siete años) que se llama Julia —ficticio—: "Hoy es san Julio, es mi santo". Yo le repliqué que no, que su santo sería el día de santa Julia, cuando tocase. Después pensé que la niña podría tener razón, al igual que el santo de las Josefas, Pepas, Pepitas es el día de san José. O de las Juanas, el día de san Juan. Pero entonces, ¿a los/las feministas de pro no les parecerá que en esto hay machismo?

28/12/15

"Aceras peligrosas"

Revista de prensa

Es el título de una breve y muy interesante carta de una lectora que publica hoy El País. Esto va bien: creo que cada vez somos más los que nos rebelamos contra la peste del ciclismo de acera. La copio íntegra.

«Niños, o lo que caiga, atropellados en las aceras por vehículos a motor: motos, bicicletas eléctricas. También bicis clásicas y monopatines. ¿Por qué hay que caminar mirando qué vehículo sortear para no acabar en el hospital? ¿Hay que llevar a los niños amarrados por las aceras? ¿No deberían ser las aceras sólo para los peatones? Caminar es lo menos contaminante, ¿por qué ya no tiene protección?— María Jesús Sánchez Carrasco. Madrid.»

19/12/15

Lotería y elecciones

A modo de reflexión

Largas colas para comprar lotería en determinadas administraciones; búsqueda de números que terminen en x; compra del décimo allí a donde llegamos en un viaje, no vaya a ser que toque; por la misma razón, compra en el bar o tienda que frecuentamos o por cuya puerta pasamos a diario; rechazo del número feo o búsqueda del bonito… y tantísimas sandeces y supersticiones sobre el asunto en cuestión. Y uno se pregunta si un país que, si no mayoritariamente sí en gran parte, participa con más o menos convicción en las supercherías de la lotería puede elegir razonablemente al mejor gobierno de la nación. Lo dudo.

17/12/15

Mi muro (XI)

                  
Otras pintadas
(I), (II), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (X), (XII), (XIII), (XIV), (XV)

16/12/15

Motos y votos

Pues no entiendo la ironía del video pepero sobre los moteros. ¿De verdad piensan que éstos, colectivamente, en mayoría, no les votan y que tienen que intentar captar su voto? ¡Ja! ¡Brrrooommm! ¡Brrrooommm! El ruido es de derechas.

14/12/15

Miscelánea (10)

La desfachatez de los populares es inmensa: reivindican a Suárez como una especie de antecesor del partido. ¿Pero el Pp no es el nombre cambiado de Ap?

***

Rajoy machaca con que para gobernar hay que tener experiencia porque es una tarea difícil. No se para en contradicciones: ¿qué experiencia tenía Suárez —a quien reivindican— cuando fue nombrado presidente del gobierno? ¿la experiencia de secretario general del movimiento?

***

Abdicó el rey y todos vieron ventajas en ello, desde el abdicador al abdicatario, pasando por el presidente del gobierno y los conformes medios de comunicación. La principal ventaja o argumento parecía ser el del relevo generacional. En cambio ahora viene Rajoy y nos presenta la experiencia como un gran activo, algo imprescindible para el gobierno; el "relevo generacional" en este caso, por lo visto, no cuenta. Ante el gregarismo, usan las palabras y los conceptos como les da la gana.

***

Un oxímoron: un antisistema participa en un programa de televisión.

***

"No os fiéis de quien asesora a gobiernos como el de Venezuela", González dixit. Pero tampoco de socialistas consejeros de Gases Naturales, añado.

***

¡Maldito buen tiempo!

***

Pasa el ratón por AQUÍ y tendrás comentario a ciclistas de acera.

***

Reedición oportuna de un muro. AQUÍ.
                  
Otras misceláneas
(1), (2), (3), (4), (5), (6), (7), (8), (9)

13/12/15

De los libros

[VI]

De Los papeles póstumos del Club Pickwick, cap. XXXII, Charles Dickens

Ante el impago de una deuda, el deudor trata de justificarse:

«—Lo siento mucho, señora Raddle —dijo Bob Sawyer con toda la humildad imaginable—, pero, en realidad, es que hoy no he recibido lo que esperaba en el banco.
     Extraños sitios, esos bancos; todos los días, un sorprendente número de personas no reciben lo que esperaban en ellos».


El último párrafo se supone que es comentario del autor/editor de los papeles.

9/12/15

Mi muro (X)

                  
Otras pintadas
(I), (II), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (IX), (XI), (XII), (XIII), (XIV), (XV)

6/12/15

¿Antiqueee...?

Oigo con frecuencia referirse a algún que otro partido calificándolo de "antisistema", a veces también de "radical". Y no lo entiendo, salvo que el calificativo no sea definitorio sino peyorativo, un intento de desprestigiar y estigmatizar a los así calificados. Porque ¿cómo va a ser antiSistema quien se pirra por aparecer en la televisión, que es, precisamente, un instrumento de dominio del Sistema, haciendo honor al dicho de que lo que no sale en la televisión no existe?

5/12/15

Festivos en el cole

El próximo lunes 7 de diciembre —al igual que ocurrió el 2 de noviembre y, muy probablemente, alguno más que no recuerde— no es lectivo en Alcorcón, y supongo que en toda la comunidad de Madrid. Ya me imagino que esto estará en algún convenio que lo regule, pero lo que sospecho es que lo que pretenden es compensar al profesorado de recortes de emolumentos con días festivos. Pero esta contribución a la obsesiva reducción del déficit a base de festivos causa problemas a los padres trabajadores que no saben qué hacer con los niños en esos días. Lo más socorrido suele ser dejarlos con los abuelos, aunque no todos pueden permitírselo. Una vez escribí en otra parte —medio en broma y medio en serio y temiendo darle pistas a Montoro— que los servicios que los abuelos prestan a los padres por el cuidado de los nietos deberían ser cuantificados en el PIB nacional. ¡Velay! ¿Qué sería de los padres de los niños sin los abuelos?

3/12/15

¡Pase!

Se dispone uno a cruzar un paso de cebra y un conductor le hace señas con la mano —a veces con un enérgico cabezazo— para que pase. Qué amable, se podría pensar, pero no: uno sospecha que es un gesto imperativo para así evitarse parar o reducir la velocidad, que es lo que tienen que hacer.

2/12/15

Revista de prensa

De El País del 30/11/15, el artículo de Julio Llamazares titulado Caminar:

«Coinciden desde hace tiempo en las librerías varios libros y reediciones de otros ya antiguos con una temática común: la relación entre caminar y pensar, entre pasear y reflexionar, ya sea libre o voluntariamente. El arte de pasear, Andar y pensar, El caminante, Elogio del caminar, son algunos de esos títulos que se refieren de modo explícito a una actividad que siempre ha formado parte de nuestras vidas pero en la que pocas veces pensamos como algo más que un ejercicio físico. Ya el profesor García Gual prestó atención hace tiempo en el suplemento literario de este periódico a esa moda editorial y ahora vuelve a hacer lo propio una revista digital, Altaïr, denotando que aquélla no solo no mengua, sino que aumenta, como vienen a denotar nuevos títulos.
     Ya el alemán Walter Benjamin inmortalizó la figura del flâneur baudeleriano, contrapunto urbano y moderno al excursionista o el caminante clásicos, propios del campo o de los espacios abiertos, que estaría más cerca de la figura del paseante tradicional, pero con un punto de distraimiento que le hace más novedoso. Caminar, en el contexto del mundo contemporáneo, podría suponer, al decir del francés David Le Breton, una forma de nostalgia o de resistencia, puesto que no deja de ser una pérdida de tiempo. Y perder el tiempo es un gran pecado, o cuando menos una equivocación, en esta sociedad de urgencias y de "disponibilidad absoluta para el trabajo o para los demás (convertida, con la aparición del teléfono móvil, en una caricatura)".
     De donde nace, por tanto, ese interés repentino de los españoles, y supongo que también de los europeos, por conocer las entrañas de una actividad a la que hasta ahora no se le había prestado mucha atención más allá de sus consideraciones médicas o deportivas. El descubrimiento de su valor filosófico, en tanto en cuanto el paso rítmico del caminante alienta su fantasía y su capacidad de ensimismamiento y de reflexión, por la gran cantidad de personas que sobreviven hoy en buena forma a su jubilación y que han hallado en las caminatas un nuevo modo de entretenimiento, podría ser una explicación, además de la mayor curiosidad de una sociedad cuyo nivel cultural ha ido en aumento, pero hay una segunda que a mí, caminante irredento y flâneur urbano, se me antoja también importante. Y es la necesidad que tenemos de interrogarnos mientras andamos, de separarnos de la corriente general, de transgredir normas que cada vez son más asfixiantes y que tienen que ver con el control completo de nuestras vidas por parte de ese Gran Hermano que hemos creado entre todos, voluntariamente o no. Caminar nos da libertad lo mismo que el pensamiento».

Estupenda actividad, en efecto, para practicar… con permiso de los ciclistas de acera.

1/12/15

Éxito asegurado

El Rey, a los sefardíes —con motivo de la ley que les permite obtener la nacionalidad española—: "¡Cuánto os hemos echado de menos!"
Ya puesto a decir sonsadas, remedando a su agusto señor padre podría haber añadido algo como: "Lo siento, nos equivocamos, no volverá a ocurrir". Dado el gregarismo de los medios y de sus consumidores, habría sido un gran éxito mediático.

29/11/15

Titulares

De ayer
España se engancha al black friday

De hoy
"Consumo responsable", reivindicación en las   manifestaciones contra el cambio climático

22/11/15

Normalidad

Lo han dicho de nuevo. Esta vez por boca del ministro del interior. "Los terroristas no nos marcarán la agenda". Esto con 130 muertos, decenas de heridos, líneas de metro y colegios cerrados en Bruselas, partidos de fútbol suspendidos, tiendas, almacenes y bares cerrados, estadios a los que se accede tras varias horas de control policial, canguelo entre la población… En fin, la agenda. ¿Lo del ministro santurrón qué es: bravuconería o estupidez? Que bien, que vale, que son medidas de seguridad, pero no se hable entonces de normalidad. Y si el prócer se refiere a que va a seguir habiendo elecciones y partidos de fútbol y la liga sigue… no sé qué será peor porque entonces me parece frívolo.
         Por cierto, que Aznar y Rajoy deben de estar mesándose los pelos o las barbas por no haber reaccionado cuando lo de los trenes como lo ha hecho ahora el francés, quien, por lo visto, ha subido en popularidad —¿por qué no me sorprende?—: habría —muy probablemente— ganado entonces su partido las elecciones.

18/11/15

El himno hasta en la sopa

"la música militar
nunca me supo levantar"

El problema es que no se puede evitar como no se podría evitar estar rodeado por el aire. En los últimos días, vaya uno donde vaya allá se la encuentra en la televisión: en el bar, en la consulta del dentista, en el andén del metro, en casa —si no quiere uno tener un disgusto familiar—… ¡Gensanta! ¡Qué empacho de patriotismo, de himno, de estomagantes parlas expertos hablando de lo mismo! ¡Bastaaa!

14/11/15

En el nombre del Altísimo

mourir pour des idées, c’est bien beau, mais lesquell’s?
[…]
Mourons pour des idées, d’accord, mais de mort lente,
[…]
les dieux ont toujours soif, n’en ont jamais assez;
GEORGES BRASSENS

No quiero echar leña al fuego —ya bastante pábulo dan los medios, que van a tener alimento para una larga temporada, con recidivas— de los terribles atentados de París, pero he saltado a escribir esto cuando he leído que Rajoy ha dicho que no es una guerra de religiones. Puede que no lo sea, pero los que matan —y mueren— lo hacen en nombre de Dios. Por lo tanto, por parte de ellos al menos, sí lo es. Y lo de matar en nombre de Dios, que ya podría Éste, siendo omnipotente, pararles la mano, no es exclusivo del islam, o, en el mejor de los casos, no lo ha sido en otros tiempos. En cuanto a las sobreactuaciones de los próceres clamando muy serios y compungidos que derrotaremos al terrorismo —creo que sólo falta Francisco, el Papa, por decirlo— me parece una ofensa a las víctimas. Bien, derrotaremos al terrorismo —se dice siempre que hay atentados a gran escala: por aquí se dijo mucho cuando los ataques a los trenes—, pero los que se vayan mientras tanto por delante… Como dijo no sé quien con ironía, pero ahora sin ninguna, de derrota en derrota hasta la victoria final.

9/11/15

Breve

[XI]

Resulta singular que quienes advierten —como si ante las opciones de SÍ o NO de un referéndum estuvieran— de los males que caerían sobre una Catalunya segregada no avisen también de los que caerían sobre España… o de lo quedara de ella. ¿O es que Catalunya como tal no aporta nada a la actual España? Por otra parte parece, por los comentarios que oigo sin poderlo evitar, que el asunto de la secesión fuera sentimental, como el de una separación matrimonial: ¿cómo nos vamos a separar después de tanto tiempo juntos?

26/10/15

Viñeta fallida

No dudo de las buenas intenciones de Forges en su viñeta de hoy en El País, pero ese prototipo que presenta del machista con cara de bestia, mal afeitado y cejijunto es falso. Dudo mucho que el machista actual caiga bajo semejante caricatura. Lo más probable es lo contrario: bien afeitado o con barba recortadita y cuidada, guaperas, probablemente con musculatura machacada en un gimnasio, puede que hasta encorbatado o, lo que sucede muchas veces, según cuenta siempre algún vecino de la mujer víctima a quien le han puesto un micrófono delante refiriéndose al detenido: "era una persona normal". Lo siento, pero en esta ocasión Forges no ha estado fino y, me temo, le ha hecho un flaco favor a la lucha contra la violencia machista.

24/10/15

Materiales de construcción

"Que nadie construya muros con sentimientos" dice el rey en un discurso, muy destacado por los medios, probablemente inducido por el gobierno, aprovechando que el Nalón pasa por Asturias. Pero el sentimiento (nacional) es precisamente uno de los materiales de construcción de los muros —fronteras—. Otro es el de la guerra. Y, siguiendo con la metáfora, habría que añadir que un material y otro, el del sentimiento nacional y el de la guerra, se sostienen mutuamente.

20/10/15

La Fiesta Nacional

En el cruce de la av. de Los Castillos con la av. de Lisboa colocó el ayuntamiento hace unos meses un cartelón publicitario —en medio de la rotonda— sobre una operación de asfaltado de algunas calles. Hace unos días, tal vez dos semanas, fue sustituido por otro a propósito del día de la hispanidad. El problema es que no hay tal día, porque el 12 de octubre está declarado Fiesta Nacional de España, sin referencia a hispanidad alguna, en la ley 18/1987, de 7 de octubre, que en un artículo único reza: "Se declara Fiesta Nacional de España, a todos los efectos, el día 12 de octubre". Lo que pasa es que hay políticos, periodistas, etc. que, o bien porque son más papistas que el Papa o por pura ignorancia siguen hablando de hispanidad. Aquí tenemos como ejemplo al alcalde de Alcorcón. O al presidente Rajoy, que el 12 de octubre publicó un artículo en El País hablando de lo hispano, o algo así porque sólo leí el título en la edición digital —Somos los hispanos de Europa— y un ladillo o sumario o como se diga en jerga periodística: "En el Día de la Hispanidad, los hispanos de Europa, unidos, subrayamos lo que somos y lo que debemos a los de América. Es hora de dar las gracias". Fíjense nomás: tras 500 años desde el Descubrimiento dice que es hora de dar las gracias.
         Pero en fin, el 12 de octubre ¿qué es lo que en realidad se conmemora?... porque no sólo en el artículo único de la ley se elude hablar de la hispanidad sino que ni siquiera en el preámbulo se habla tampoco de ello. Lo que sí me parece que queda claro en éste son los eufemismos y rodeos que se dan para no mencionar ni descubrimiento ni hispanidad ni encuentro —o encontronazo— de culturas. Copio el penúltimo párrafo de la exposición de motivos de la ley.
«La fecha elegida, el 12 de octubre, simboliza la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los Reinos de España en una misma Monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos».
¡Genial!: a la conquista de aquellas tierras lo llaman "proyección lingüística y cultural". Como se ve, tampoco se puede entender la fecha como la de la fundación de la nación española —algo así como el nacimiento de una persona a partir del cual cumpliría años— puesto que ya es España el sujeto de "la efemérides histórica": no puede ser, al mismo tiempo, España la que funda y la fundada.
         ¡Ojo! No es que uno desee ni pretenda una fiesta nacional con motivos más claros, más arraigada, que dé lugar a una exaltación del patriotismo, como parece que ocurre —"parece", que luego vaya usted a saber: a lo mejor hay de todo— en países como Francia, con su 14 de julio, como su fecha fundacional, en conmemoración de la toma de la Bastilla, o como los USA, el 4 del mismo mes, como día de la independencia. ¡No sino todo lo contrario!: si tiene que haber un himno —por favor, que siga sin letra— y una bandera y un Jefe de estado y una Fiesta Nacional, ¿qué le vamos a hacer?, pero que sea ésta de las que más desapercibidas pasen, de las más pequeñitas, que sea poco más que un pretexto para un puente festivo.

(La foto que sigue —mala, pero no he podido hacer otra cosa— del cartelón publicitario la tomé ayer lunes 19, es decir una semana después de la conmemoración. El texto dice: El pueblo de Alcorcón a la nación española. Día de la Hispanidad).


18/10/15

Repelús

El tipo de la foto, el de la cola kilométrica, se preguntaba hace unos días en público si la invasión de emigrantes sería todo trigo limpio. En efecto, probablemente no lo será, como debe de ocurrir no ya con la "invasión", sino con el establecimiento secular de arzobispos y curas.

12/10/15

Mi muro (IX)

                  
Otras pintadas
(I), (II), (III), (IV), (V), (VI), (VII), (VIII), (X), (XI), (XII), (XIII), (XIV), (XV)

3/10/15

Más besugadas ciclistas

Estaba yo esta mañana parado en una acera, cerca de una esquina, cuando veo a tres c . c. a. —recuérdese: capullos ciclistas de acera— dar la vuelta a aquella. No sé cual habrá sido la cara que he puesto, si de terror o de echar fuego por los ojos, porque uno de ellos, jovencillo, me ha dicho algo así como que: "te has quedado contento, ¿eh?", así, con tuteo incluido. No le he contestado porque, evidentemente, iba de provocación, pero me he quedado pensando que el muy imbécil, ya desde corta edad imita a los c. c. a. en su insolencia y en creerse cargados de razón por lo guays que son. Para más inri, el incidente ha tenido lugar a la puerta de un supermercado: nada extraño que hubieran atropellado a alguien al salir de él.

2/10/15

Revista de prensa

¿Tú también, Forges?