24/4/12

Revista de prensa

Publica hoy Rosa Montero en su columna de El País un artículo titulado Bang, bang, que, en términos generales, suscribo... aunque sólo sea en eso, "en términos generales". Así, por ejemplo, disiento del comienzo, un tanto sumario, mismo del artículo cuando dice: "Vivimos en un país de pistoleros". Tampoco me parece acertada la afirmación de que hay un "fuego graneado entre el PSOE y el PP" porque el fuego es más bien en la dirección Pp sobre un Psoe un tanto acongojado y acojonado desde la apabullante victoria electoral de la derecha, derecha a la que parece que no le basta la victoria sino que quiere el exterminio del adversario —¿del enemigo?—. Pero, desde luego, en lo que estoy en absoluto desacuerdo es en llamar —algo muy caro, al parecer, a los animalistas— "asesinato" a la muerte de animales: por muy infame que ésta pueda ser, y en muchos casos lo es, véase, por ejemplo, el caso de las corridas de toros o el de la cacería de elefantes como de la última de la que hemos tenido noticia, víctima de asesinato sólo puede serlo una persona.
          Sea como sea trascribo el citado artículo que, como digo, en general me parece interesante y, sobre todo, que puede servir de ánimo para firmar la campaña a la que alude y que yo me he permitido firmar.

«Vivimos en un país de pistoleros, pero nunca han resonado tanto los disparos como en esta primavera febril y cazadora. Bang, abatidos esos inmigrantes sin papeles que nos ahorrarán el chocolate del loro en la asistencia médica. Bang, fuego graneado entre el PSOE y el PP. Bang bang, se abre la veda de la monarquía y por fin salen las fotos de una Corinna colagenada a quien no me atrevo ni a imaginar tuneada de safari y enarbolando el rifle. Una visión alarmante, dada la proclividad del grupo a los accidentes.

A raíz del lío de Botsuana me enteré de que El Corte Inglés vende por internet un surtido de safaris. Pinchando en Sudáfrica ves que matar un babuino sólo cuesta 100 euros. ¿Quién en su sano juicio puede querer asesinar a un babuino, un primate, un ser tan próximo a nosotros? Los elefantes se clasifican según sus colmillos; los más grandes (90 libras, unos 40 kilos) cuestan 75.000 euros. Los más pequeños, de menos de 20 libras, 9.000 euros. Estos últimos deben de ser muy jovencitos: y luego dicen que sólo matan ejemplares viejos. Todo esto es legal y hay otras empresas que venden safaris; pero me ha impresionado que lo haga El Corte Inglés porque es una institución nacional, algo muy cercano y familiar. He gastado tanto allí que casi lo siento como mío, y me acongoja saber que, con la misma facilidad con que compras alcachofas en el súper, puedes adquirir toda esa muerte. Ya sé que ECI sólo es un intermediario y que con ello intenta dar, como suele, un buen servicio. Pero sin duda escoge lo que vende: por eso no anuncia tratos sexuales, por ejemplo (podría hacerlo: este periódico lo hace). En http://actuable.es/peticiones/dile-al-corte-ingles-no-organice-viajes-cazar-animales piden educa-damente que lo deje. Esto no acabaría con los safaris, pero si ese gran símbolo social que es El Corte Inglés no los ofertara sería un inmenso alivio
».

Fin de la trascripción.

No hay comentarios: