20/10/15

La Fiesta Nacional

En el cruce de la av. de Los Castillos con la av. de Lisboa colocó el ayuntamiento hace unos meses un cartelón publicitario —en medio de la rotonda— sobre una operación de asfaltado de algunas calles. Hace unos días, tal vez dos semanas, fue sustituido por otro a propósito del día de la hispanidad. El problema es que no hay tal día, porque el 12 de octubre está declarado Fiesta Nacional de España, sin referencia a hispanidad alguna, en la ley 18/1987, de 7 de octubre, que en un artículo único reza: "Se declara Fiesta Nacional de España, a todos los efectos, el día 12 de octubre". Lo que pasa es que hay políticos, periodistas, etc. que, o bien porque son más papistas que el Papa o por pura ignorancia siguen hablando de hispanidad. Aquí tenemos como ejemplo al alcalde de Alcorcón. O al presidente Rajoy, que el 12 de octubre publicó un artículo en El País hablando de lo hispano, o algo así porque sólo leí el título en la edición digital —Somos los hispanos de Europa— y un ladillo o sumario o como se diga en jerga periodística: "En el Día de la Hispanidad, los hispanos de Europa, unidos, subrayamos lo que somos y lo que debemos a los de América. Es hora de dar las gracias". Fíjense nomás: tras 500 años desde el Descubrimiento dice que es hora de dar las gracias.
         Pero en fin, el 12 de octubre ¿qué es lo que en realidad se conmemora?... porque no sólo en el artículo único de la ley se elude hablar de la hispanidad sino que ni siquiera en el preámbulo se habla tampoco de ello. Lo que sí me parece que queda claro en éste son los eufemismos y rodeos que se dan para no mencionar ni descubrimiento ni hispanidad ni encuentro —o encontronazo— de culturas. Copio el penúltimo párrafo de la exposición de motivos de la ley.
«La fecha elegida, el 12 de octubre, simboliza la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los Reinos de España en una misma Monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos».
¡Genial!: a la conquista de aquellas tierras lo llaman "proyección lingüística y cultural". Como se ve, tampoco se puede entender la fecha como la de la fundación de la nación española —algo así como el nacimiento de una persona a partir del cual cumpliría años— puesto que ya es España el sujeto de "la efemérides histórica": no puede ser, al mismo tiempo, España la que funda y la fundada.
         ¡Ojo! No es que uno desee ni pretenda una fiesta nacional con motivos más claros, más arraigada, que dé lugar a una exaltación del patriotismo, como parece que ocurre —"parece", que luego vaya usted a saber: a lo mejor hay de todo— en países como Francia, con su 14 de julio, como su fecha fundacional, en conmemoración de la toma de la Bastilla, o como los USA, el 4 del mismo mes, como día de la independencia. ¡No sino todo lo contrario!: si tiene que haber un himno —por favor, que siga sin letra— y una bandera y un Jefe de estado y una Fiesta Nacional, ¿qué le vamos a hacer?, pero que sea ésta de las que más desapercibidas pasen, de las más pequeñitas, que sea poco más que un pretexto para un puente festivo.

(La foto que sigue —mala, pero no he podido hacer otra cosa— del cartelón publicitario la tomé ayer lunes 19, es decir una semana después de la conmemoración. El texto dice: El pueblo de Alcorcón a la nación española. Día de la Hispanidad).


No hay comentarios: