13/3/14

¿Y si se disolviera?

(Enseguida veréis que no me refiero a la banda)

Hoy todo han sido ditirambos y piropos a Francisco (¿I?), al parecer compendio de virtudes, tanto por parte de güelfos como de gibelinos, sobre todo por parte de los primeros: que si humilde, que si modesto, que si cercano, que si gracioso —¡pero si hasta cuenta chistes sobre suegras!: ¿no os partís de la risa?—... Claro que, entonces, el anterior —los anteriores—, de humildes, modestos, etc. nada. Me recuerda aquel piropo envenenado a una mujer: "¡Qué guapa estás, cómo has cambiado!".
          Yo le daría a este papa tan renovador un par de ideas: 1) Que la iglesia renuncie al momio de la ayuda estatal, en España por ejemplo, porque ya Dios proveerá ¿no?. 2) Que disuelva el Vaticano como estado y él, por tanto, deje de ser jefe de estado.

No hay comentarios: