15/3/13

En ca' san Pedro

Intuyo que Francisco (¿I?), el flamante sedicente vicario de Cristo, nos va a proporcionar, al menos al principio de su pontificado, con la impagabale colaboración de los medios, titulares de mucha risa. En apenas dos días ya tenemos dos:

1) "Han ido a encontrar un papa casi al fin del mundo". Esto sí que es una sorpresa: el nuevo papa no sabe —o no ha aceptado aún— que el mundo es redondo y que, por tanto, no tiene principio ni fin. No sé cómo aceptarán los nacionalistas argentinos que el pontífice considere la Argentina como "casi el fin del mundo"*. Y menos mal que no ha dicho casi donde Cristo perdió el gorro, si se trataba de emplear una expresión coloquial y de mostrarse humilde y campechano. Fíjense, además: Francisco (¿I?), siendo jefe de la iglesia católica, o séase universal, se extraña de que los cardenales hayan ido tan lejos (¿?) a buscar papa.

2) "Dios os perdone lo que habéis hecho", dirigido a los cardenales por haberlo elegido. Pero vamos a ver, Su Santidad: ¿no hemos quedado en que quien elige es el Espíritu Santo ("El espíritu sopla donde quiere", —Juan 3, 7— ) y que los cardenales electores son meros amanuenses que escriben el nombre que Aquél les sopla?

(Continúa en 'Más fransciscadas')
             
*Nota añadida el 15/03/13 a las 13:45. Acabo de leer el artículo de hoy de David Trueba —que escribe como Dios— en El País, y extraigo la siguiente frase: "Añadido a Messi o Maradona, el origen del nuevo papa refuerza el ego nunca flaco de sus paisanos, que albergan fundadas sospechas de que Dios pudiera ser argentino".

No hay comentarios: