30/1/12

"Por lo civil"

En ocasiones se afirma de alguien que está casado, o casada, por lo civil, incluso que está casado sólo por lo civil. Pero es redundancia decir tal cosa —que está casado por lo civil— porque el matrimonio es la unión ritual de dos personas declarada tal por autoridad con competencias para ello. Que luego haya quienes necesiten otro tipo complementario de ritual para saberse casados... pues allá ellos. El más conocido de estos rituales es, obviamente, el católico. De alguien que está casado por la iglesia, sin intervención de autoridad, es de quien sí se podría afirmar que está casado sólo por la iglesia, que es tanto como decir que no está casado. Todo esto, claro, dejando aparte los efectos civiles que una ceremonia religiosa pueda tener. Pero eso es otra historia. Así es que 'casado', lo que se dice 'casado', sólo puede tener un sentido, que es el que los fanáticos religiosos pretenden ignorar.
               Pero precisamente en razón de esa no aceptación del matrimonio "sólo civil" es absurdo que rechacen el divorcio, es decir la disolución de un vínculo que, según ellos, no existe. Más aun: si no reconocen el matrimonio civil, ¿qué mas les dará si los contrayentes son o no del mismo sexo? Y es que en esto del matrimonio, como en tantas otras cosas, la iglesia pretende imponer su propia moral —por decirlo de alguna manera— al conjunto de la población. Si no es eso lo que pretende, que venga Dios y lo vea, y nunca mejor dicho.

2 comentarios:

manuhermon dijo...

Francamente, un aplauso.

Ocurre a veces que un escrito recoge nuestras propias ideas de tal forma que parece que al leerlo nos escuchamos silenciosamente.

Dionisio García dijo...

Gracias por tu comentario, Manuel.