15/12/11

Por sevillanas

Lo leí esta mañana en el blog Mi Alcorcón y no es que lo pusiera en duda porque yo del ayuntamiento de Alcorcón me lo creo (casi) todo. Lo único que acostumbro a poner en cuarentena son las palabras del Alcalde.

Bien... ¿y qué es lo que leí que casi no me lo podía de creer?: que el Ayuntamiento ha suprimido de los centros cívicos las oficinas de atención al ciudadano tal y como venían hasta ahora funcionando, en las que se podían, entre otros muchos, hacer trámites como el de registrar escritos dirigidos al Ayuntamiento. Así es que, para asegurarme, me fui a uno de ellos y, en efecto, así es: un cartel avisaba, sin explicaciones ni argumento ninguno, de que a partir del 12 de diciembre quedaba suprimido tal servicio, debiendo desplazarse a las oficinas del Ayuntamiento en la plaza de España.

Conque fíjense nomás: para una utilidad que el anterior gobierno municipal le había encontrado —utilidad en sentido estricto, no en un sentido amplio, de hinchar el perro para encontrarle una función a lo previamente construido— a estos centros, va el ayuntamiento de don David y se la cepilla. Eso sí: hay —continúan, en realidad— cursos tan interesantísimos como el de sevillanas —¡menudo bochinche se oía al entrar a semejante templo de la cultura!—, pilates, cata de vinos, danza del vientre... y otras lindezas. También en sus locales pueden celebrarse juntas de comunidades de vecinos. Apasionante, ¿verdá usté?.

No hay comentarios: