6/8/10

El basural

Desde la entrada en funcionamiento en Alcorcón de las llamadas «islas ecológicas» el aumento de la mugre y los malos olores en esta ciudad no ha hecho sino aumentar, prácticamente por cualquier calle por dónde se camine. Es muy frecuente ver cómo se amontonan bolsas al pie de los contenedores y cómo en cuanto llegan los primeros calores el hedor empieza a extenderse.
       La causa del amontonamiento es con frecuencia el mal uso por parte de vecinos que muchas veces producen atascos innecesarios en la boca del contenedor, incluso a veces se limitan a depositar la basura a los pies de estos —yo lo he visto— sin molestarse en introducir la bolsa. Otras veces el tamaño de ésta les dificultan depositarla en el contenedor, aunque no tanto por el tamaño en sí sino porque no se molestan ante la más mínima dificultad. Y tampoco es tan difícil, por muy grande que sea la bolsa —aparte de que lo lógico es usarla de un tamaño que luego se pueda introducir en el depósito, un tamaño doméstico—.
       Pero el caso es que por unos motivos o por otros las «islas ecológicas» —voy a dejar de utilizar el nombrecito para dejárselo a ELLOS en exclusiva— son auténticos muladares cuya responsabilidad corresponde al Ayuntamiento, independientemente del comportamiento de los ciudadanos, para eso tiene —o tiene que tener— suficiente poder sancionador y de vigilancia. Pero lo más eficaz que han hecho en los últimos meses ha sido una campaña publicitaria adhiriendo a los contenedores unas pegatinas con unas leyendas que dicen algo como: «Con el medio ambiente [e. e. lo que toda la vida se ha llamado 'limpieza'] echa el resto. Pero échalo dentro.» ¡Qué ingenioso, ¿verdad?!
       Por otra parte, la limpieza interior de los contenedores —salvo la especie de lavado de cara que de tarde en tarde les hacen— es muy difícil de realizar y de hecho raramente se hace y cuando se hace debe de quedar más mugre que la que quitan, con lo cual se debe de estar fijando una especie de costra crónica que, lógicamente, va oliendo cada vez peor. Y así ha ocurrido este verano —o al menos me lo ha parecido—: huele peor que en los anteriores.       Y en lo del nombre:


¡¡¡No digas islas ecológicas! ¡Di escatológicas!!!

1 comentario:

Afectado B-26 MURO DE LA VERGÚENZA DE ALCORCÓN II dijo...

AL FINAL RESULTA MÁS BARATO
Ç===========================
Un sistema de recogida neumatica de basuras es un sistema de recogida de basura que absorbe la basura que se introduce en una especie de buzones y la transporta por tuberías hasta su destino por medio de vacío.

El usuario de una sistema de recogida automatizada solo ve un buzón donde introduce la basura, cierra la puerta y tal vez de una palanca para dejar sitio al siguiente usuario. Debajo de cada buzón hay un contenedor y el sistema automático lo vacía cada cierto tiempo. A pesar de utilizar varios buzones toda la basura va por el mismo tubo. Sin embargo se mantiene clasificada porque se recogen simultamente solo las basuras del mismo tipo (orgánica, papel y cartón, envases, etc).

Hay dos sistemas de recogida:

El sistema móvil desplaza la basura hasta una central cercana y posteriormente se recoge con un camión de basura y se le da el tratamiento habitual. Tiene la ventaja que el camión hace menos paradas, recorre menos distancia y no tiene que callejear por lugares poco adecuados para vehículos grandes.
El sistema fijo lleva la basura directamente al destino, sin utilizar camiones.
El móvil es más adecuado para grupos de poblaciones pequeños y alejados del punto de recepción (ej, urbanizaciones de chalets) y el fijo para zonas con una gran concentración de población (p.ej, centro de la población).

En algunos casos es más barato, sin embargo energéticamente es menos eficiente que los camiones. De todas formas su idoneidad depende del tipo de población. Con alta concentración de usuarios y volúmenes altos de residuos ventajas favorecen al sistema automático.