24/10/09

El discurso de Asturias

En un titular de portada se dice "El desempleo hiere la dignidad del hombre", y en otro del interior, "El paro hiere nuestra dignidad de seres humanos". Los dos atribuidos al Príncipe en el mismo discurso. Las comillas son del periódico, que no entiendo cómo entrecomilla ambos porque uno de las dos citas al menos no puede ser literal. En el primero, por cierto, creo que habría quedado mejor haber escrito 'Hombre', con mayúscula, en vez de 'hombre', como ha hecho.
      Pero al margen de la mala calidad periodística, lo que me llama la atención es el contenido en sí de lo que el periódico dice que el Príncipe ha declarado. Vamos a ver. Estar parado, sin trabajo, queriendo trabajar y, sobre todo, necesitándolo, podrá suponer muchas cosas graves tales como no poder atender a una familia, o a uno mismo, en las necesidades más elementales como alimentación, vivienda, sanidad, vestido, etc., pero lo que no creo que suponga será ninguna indignidad: ¿estar parado es indigno? ¿por qué? El ser humano nace con la dignidad puesta, como si dijéramos, y no creo ni que la falta de trabajo se la quite ni, por ende, que el trabajo haga digno a nadie. (Trabajo/paro, dicho sea de paso, una tenaza-arma del Capital).
      No se de dónde se saca don Felipe semejante cosa, salvo, claro, del discurso que le dan escrito y de que a él le debe de sonar bien y le debe de parecer que queda muy bien decirlo (¿políticamente correcto?), y no ha tenido ningún reparo en leerlo tal y como se lo han presentado.

No hay comentarios: