12/12/08

Mal ejemplo

Esta mañana, apenas si había amanecido, me he encontrado la ciudad en un recorrido de unos tres kms. empapelada con pasquines anunciando un acto informativo (¿propagandístico?) para esta tarde de un determinado partido (no sé si hago bien en no decir el nombre). Los anuncios estaban pegados en fachadas, puertas de locales que, supuestamente, están sin uso, un panel mural luminoso de una clínica dental, armarios del control del tráfico, puertas de un centro de salud, y en la Av. de la Libertad (sólo en el tramo entre la Av. de los Castillos y la calle Lirios) en dos marquesinas de autobuses.
Si el Ayuntamiento no ejerce la suficiente autoridad normativa para que la ciudad esté libre de porquerías de anuncios pegados por todas partes por quienes toman las calles por su agencia particular de publicidad, mal ejemplo es el de un partido político que se dedica a pegar papeles en los sitios dichos. Por otra parte, me jugaría la barba a que el partido no va a retirar, con los mismos medios conque los ha pegado, los pasquines una vez pasado el gran evento, sino que serán los porteros de las fincas, los vecinos o el viento los que acaben desprendiéndolos.

1 comentario:

Pedro dijo...

Cuando el partido en el poder es el primero que se salta a la torera las ordenanzas municipales, no puede pedir a los demás que las cumplan.

Un saludo y feicidades por tu blog.