12/1/15

Ciclistos amos de paso de peatones

Voy andando por un camino cuando tres ciclistas, a punto de llegar al cruce —con paso de cebra— con la calle Laguna, me adelantan. Pienso: a ver qué hacen para cruzar. Y hacen lo que me imaginaba. Aunque sólo uno de ellos irrumpe sin más en el cruce, ninguno de los tres echa pie a tierra para cruzar, que es lo que deben hacer. En el momento en que el primero empieza a cruzar llega un coche que se ve obligado, sorprendido, a frenar. El conductor inicia una protesta contra el ciclista —lo más fuerte que le oí fue algo como: hombre... por favor—, mientras los otros dos, por supuesto sin bajarse del burro, digo... de la bici, apoyan al primero, momento que aprovecho yo para cruzar, lo que me da ocasión de oír durante algunos segundos las pestes de los ciclistos contra el del coche, mientras se dirigen —¡por la acera, cómo no!— hacia la av. de Leganés. Uno de ellos —¿se puede ser más ridículo?— le dice, sarcástico: "gracias, hombre, que Dios te lo pague".

No hay comentarios: