26/1/15

El cuento del mayordomo

El mayordomo nos está contando el cuento de un criado
(que ya no es de La Casa —dato, por cierto, absolutamente irrelevante porque lo que importa no es donde está o a donde pertenece ahora el tal criado sino donde estaba cuando ocurrieron los hechos— como repiten en cada ocasión que se les presenta, evidentemente obedeciendo consignas, los mucamas a las órdenes del susodicho mayordomo)
que, abusando de la confianza de los amos, se aprovechó para enriquecerse. El cuento no es que sea falso por lo que dice sino por lo que no dice, y esto es que, no sólo según el mismo criado abusador sino también según investigaciones judiciales del asunto, algunos miembros de La Casa —entre ellos el propio mayordomo y el ama de llaves— se beneficiaron a sabiendas y con consentimiento de éste de los trapicheos y cuentas dobles del criado. Es un cuento, pues, el que nos cuenta el abominable mayordomo, con la avilantez que le caracteriza, en el que faltan personajes, el primero de ellos el suyo.

No hay comentarios: