6/11/12

Harto de El País (VIII)

Ayer envié al diario la carta que transcribo, carta que, como todas las mías, no publican ni incluyen en la edición digital. Antiguamente daban el tramposo argumento del "exceso de originales y falta de espacio". La carta:

«Hace años que me limito a comprar su diario sólo dos días a la semana, de lunes a jueves, nunca, en todo caso, ni viernes —por los kilos de papel— ni sábados —por lo mismo y por el precio, a cambio de una ridícula revistilla publicitaria— ni domingos, por todo lo anterior. Últimamente se encontraba de vez en cuando uno con la bofetada de la publicidad en la segunda página o en la última. Pero hoy se han superado: la segunda y tercera, un cartelón publicitario. Sigan ustedes así y esos dos días de compra semanal se quedarán reducidos a uno, y este uno porque necesito el papel para colocar alguna hoja en el suelo de la cocina cuando freímos, pero aún así ya veremos porque se pueden buscar otras formas de evitar los salpicones en el suelo. Y ahora van ustedes y publican esta carta. ¿A que sí?».

No hay comentarios: