5/11/12

Agustín. In memoriam (2)

                                                                      Y aunque su vida murió,
                                                                                             nos dejó harto consuelo
                                                                                             su memoria
.
                                                                                                          Jorge Manrique

Si en la entrada anterior copiaba dos muestras del García Calvo lírico, ahora lo hago con otras dos del que pudiéramos llamar más político. El soneto, que va en primer lugar, debió de correr —anónimo entonces— allá por muy finales de los 50 o muy principios de los 60, cuando el ministro del Comercio de la época —untuoso y meapilas, de la Obra— implantó un llamado Plan de Desarrollo —de la economía nacional, ¿de qué si no?—.

                                Oh Ministro del Hambre y la Bambolla,
                                que quieres poner música a la dieta,
                                ya podría estreñírsete la jeta
                                o caérsete ya la sacra polla.

                                Mientras ni pan contigo ni cebolla
                                se puede aquí catar, tú la puñeta
                                nos haces por detrás con tu trompeta
                                que el Plan de Desarrollo desarrolla.

                                Vete a Bonn de una vez con tu jeringa;
                                chúpales a los boches bien la minga;
                                exporta a todo tren cabrón hispano.

                                Y si aquí hay que comerse hasta el Quijote
                                y espicharlas por Dios, ¡hostias, hermano!,
                                sea sin cachondeo ni estrambote.

La "diatriba", como la llama el propio Agustín, es, como he dicho, de hace más de 50 años, pero se me antoja que sigue vigente, ¡vaya que si sigue!

***

Y del libro Canciones y soliloquios [1982],

111

                                Cuando veas al hombre de banca
                                dinámico y grave
                                que en la ranura de su coche
                                introduce la llave,
                                mientras habla con un cliente
                                importante,
                                y con mano segura
                                agarra el volante,
                                verás, si te fijas, en el cristal
                                la cara del que sabe.

                                En la escuela, al salir de recreo
                                al patio empujándose,
                                si ves a uno que lo llaman
                                el Capacobardes
                                que le escupe en la oreja al tonto
                                de la clase
                                y se planta aguardando
                                que el otro se arranque,
                                helados de vidrio verás allí
                                los ojos del que sabe.

                                O si ves por la turbia ventana
                                de frente a su amante
                                a la querida que, ya seca,
                                se aferra al cadáver
                                de su amor, y a cuchillo dice
                                «Como escapes,
                                te lo juro, aquí mismo
                                me siego el gaznate»,
                                grabado verás en la blanca piel
                                el signo del que sabe.

                                En la foto del jefe de estado
                                que fija el instante
                                en que él, sentado ante un decreto
                                de muerte de alguien,
                                en penoso deber la pluma
                                de oro blande,
                                cuando firme la firma
                                de un trazo la trace,
                                trazada en su frente la puedes ver
                                la marca del que sabe.

                                O si no, en el neón del espejo
                                del bar de 'My darling'
                                si ves al chulo que a su rubia
                                le dice, fumándole
                                de nariz, «Que nanay, nenita,
                                que tu padre,
                                y cuidao con el rímel,
                                que no se te empaste»,
                                posada en sus párpados la verás
                                la fuerza del que sabe.

                                Y si asomas, en fin, al estudio
                                de altos cristales
                                donde el cerebro de la empresa
                                dibuja los planes
                                de la ruta futura, y corre
                                recto el lápiz
                                y a derecho y a regla
                                los borra los árboles,
                                guiada verás de la pura ley
                                la mano del que sabe.

                                Todos tienen su idea: son ellos
                                los reyes del aire.
                                Y si tú ves que, cuando a todos
                                los cierre en la cárcel
                                de los versos y que la música
                                ya se apague,
                                yo me quedo a las nubes
                                mirando distante,
                                recuérdame y dime «La veo ahí
                                la cara del que sabe».

No hay comentarios: