6/11/13

La última (por ahora, seguro) tontuna municipal

Desaparecidos los cartelones en los que se nos anunciaba «Alcor-cón, Gran Ciudad» (puede verse mi La de Alcorcón, una oposición que no se entera) y los del mes pasado del festival bávaro-cervecero Oktoberfest («Máxima diversión para toda la familia» era el reclamo. ¡Qué alcalde tan familiar!) aparecen ahora, utilizando la estructura propagandística, se supone que en una campaña contra las pintadas (¿para cuándo la desaparición de las pintadas propagandísticas del Pp?), otros en los que se nos presenta, con tuteo incluido —que no se diga que no hay confianza entre el administador y el administrado—, el aplastante argumento de que «si no pintas las paredes de tu casa ¿por qué lo haces en la calle», seguido de la invitación a la denuncia de "las actitudes incívicas" en un número de teléfono. O séase: hágase policía por un momento y colabore con nosotros. Se supone que «nosotros» (¿incluida la famosa e invisible policía de proximidad?) ya tenemos suficiente con, entre otras, tareas como:

- Dueños de perros que no recogen las cagadas y meadas.

- Dueños de perros sin correa.

- Ciclistas de acera.

- Depositantes de basura y similares fuera de los contenedores.

- Coches aparcados estacionados en las esquinas, aceras y    pasos de peatones.

- Bares que no exhiben la licencia de terrazas de veladores en
  lugar visible desde el exterior, como está dispuesto.

- Incumplimiento de horario de instalación de dichas terrazas.

- Incumplimiento del número máximo de veladores autorizados.

- Ciclistas de acera (creo que ya lo he dicho).

- Escupitajos en el suelo.

- Saltos de los semáforos en rojo.

- Pitadas de los coches con cualquier pretexto.

- Música a todo trapo desde los coches.

- Tapas de registros en la calzada que causan estruendo al    pisarlas los coches.

- Publicidad en árboles, farolas, señales de tráfico, fachadas...

- Ciclistas de acera (seguramente lo habré dicho antes).

Con estas y otras muchas tareas que seguramente se me olvidan debe de estar muy ocupada la policía: no hay más que ver cómo de todas estas "actitudes incívicas" apenas si se ven rastros por las calles. Por ejemplo: ¿ha visto usted alguna vez, le ha pasado alguna vez una bicicleta cuando usted iba tranquilamente por la acera? ¿A que no? ¿A que tampoco se ha encontrado con chuchas —¡y mucho menos meadas!— de perro en las aceras? Pero es porque nuestra policía se emplea a fondo. Por eso no dan abasto para perseguir a los pintamonas, y no se olvide que la eliminación de grafitis fue una de las promesas electorales estrella de don David. Conque, colabore con nosotros: hágase un poquito policía sólo por un momento y denuncie.

Pero bien, suponiendo que uno estuviera —que no lo está, no, de ninguna manera— dispuesto a interiorizar la función policial, ¿cómo se haría la llamadita de marras? A ver: usted sale de su casa o va hacia ella, y ve a un cretino del espray dedicado a su extraordinaria faena y cuando llega llama por teléfono (¡hombre, por favor: tenga usted la precaución de cargar con el móvil!, porque tendrá usted móvil, como todo el mundo), y cuando llegue la rauda policía (la de proximidad o la otra), el pájaro... habrá volado.

Bueno, pues ésta es la última de las tontunas propagandísticas del ayuntamiento que padecemos en Alcorcón.

No hay comentarios: