3/3/13

La especie ministro

Captura de pantalla a las 17:40 de hoy en la edición de El País.

No me fío de la literalidad de las declaraciones a pesar de las comillas del periódico, pero me atengo al titular, sin entrar tampoco en el texto de la noticia —sólo he leído el primer párrafo—, entre otras razones porque ¿hay algo más aburrido que leer la letra pequeña de las noticias? Pero veamos.
          "El matrimonio gay no garantiza la pervivencia de la especie", dice el ministro, lo que pretende hacer pasar por un argumento racional para oponerse al matrimonio gay. Pues muy bien ¿y qué? Pero es que, que se sepa, el matrimonio gay no está establecido para eso, no es ese su fin. Así es que es tan obvio como que tampoco el llamarse Jorge Fernández Díaz o ser ministro garantiza la pervivencia de la especie, y no por eso se va a prohibir que haya jorges-fernández-díaz ni ministros del interior.
          Pero la —necia— obviedad de don Jorge saca un concepto que a mí me repele: el de la 'especie' —humana, se entiende, claro—, la 'raza'. Me suena a fascitoide: ¡la especie! Se le habrá llenado la boca. ¿A quien le puede importar la desaparición de la tal especie, sobre todo si en ese caso no habría nadie para contarlo? No sé de qué pie religioso cojeará el ministro, si es que cojea de alguno*, pero su declaración tiene un tufillo del antiguo católico criar hijos para el cielo.

             
* Nota añadida el 04/03/13 a las 19:20. Acabo de saberlo: es miembro supernumerario de La Obra.

No hay comentarios: