17/5/12

¡Los azulones, madre!

Hoy nos hemos encontrado la ciudad empapelada con un bando municipal, sobre impuestos locales, creo. Si no estoy equivocado el Ayuntamiento tiene derecho a difundir sus bandos mediante el procedimiento utilizado hoy, es decir pegando los anuncios en muros y accesos a edificios o en sitios semejantes.
(De todas formas, "en pleno siglo XXI", como diría un periodista, ¿no hay otros procedimientos mejores para difundir un bando?... en fin, no sé).
A lo que no creo que tenga derecho es a hacerlo en columnas de publicidad pagada, encima de ésta, solapada —¡¿qué dirá el anunciante, si lo ve, ante tal falta de respeto?!—, como he visto en algunas calles, ni, sobre todo, en el mismísimo cristal de la puerta de acceso a los portales, como he visto en el nuestro, en el que se da uno de narices con el dichoso bando, y no será porque en la pared de la entrada no hay espacio: por ejemplo, al lado o debajo o por encima de la botonadura de los telefonillos. En lo que no me he fijado es en si han pegado también carteles en las marquesinas de los autobuses. Pero nada me extrañaría. Sí, ya me imagino que no es el Ayuntamiento el que pega directamente los carteles sino que lo hará a través de una especie de empresa subcontratada, pero a mí eso me da igual: la responsabilidad del mal uso en la difusión de los bandos es del Ayuntamiento. Bonito ejemplo para particulares y empresas que empapelan y enguarran la ciudad con publicidad en los sitios menos indicados para ello: farolas, marquesinas, fachadas, etc.

P. S. ¡Chiiisss!... Que no se entere nadie: lo que más me fastidia del empapelado municipal de los bandos es el color azulón, azul inmaculada concepción, podríamos decir, azulón Pp.

No hay comentarios: