23/12/13

Una pesadilla anual

                                     Se podrá engañar a unos pocos durante mucho tiempo.
                                     Se podrá engañar a muchos durante poco tiempo.
                                     Pero no se podrá engañar a muchos durante mucho tiempo.

Parece que no hay seguridad sobre el autor de la sentencia lapidaria: unos se la atribuyen a Lincoln; otros a Kennedy; incluso puede que no sea de ninguno de ellos, pero da igual, como si es anónima, para lo que quiero comentar.
          Tengo muchas dudas sobre la última parte: "Pero no se podrá...". En efecto, uno de los comportamientos humanos, al menos en España, anual, cíclico y recidivante como si de una enfermedad social se tratase me hace tener esas dudas. Me refiero al fenómeno de la lotería de Navidad. Es tal la cantidad de sandeces y supersticiones —alentadas, ¡¿cómo no!?, por los media— que se perciben alrededor de tal fecha como ayer por dicho sorteo y entre tanta gente, o al menos así parece retumbar en las televisiones, que creo que sí se puede engañar a muchos durante mucho tiempo... al menos durante varios días cada año.

No hay comentarios: