7/5/12

El Día de...

Ayer se celebró el día de la madre. Hace dos semanas el del libro. También hay un día sin coches... en el que quien más quien menos se pasa por el forro la consigna de no usar el trasto, y quien no se la pasa vuelve al día siguiente a utilizarlo hasta para ir a la esquina a comprar el periódico. En cuanto al libro... ¿de verdad piensa alguien que semejante fecha contribuye al aumento del índice de lectura?: quien no tenga por hábito la lectura seguirá sin hacerlo por muchos días del libro que le echen. (Este año no he oído que se haya dado lectura a capítulos dEl Quijote, por turnos, en el Círculo de Bellas Artes, lectura que, en muchos casos, estaba claro que la hacía gente que no había leído, ni iba a leer, al ingenioso hidalgo en su vida).
       Pero en fin, sea lo que sea del asunto de los días de... lo que me ha hecho ponerme al teclado ha sido un episodio de ayer en casa. Surgió la conversación de la dichosa celebración —¡con sorteo extraordinario de lotería estatal incluido!— del día de la madre y yo advertí que hace años se hacía el día 8 de diciembre, para la iglesia fiesta de la inmaculada. Alguien me contestó que así era, pero que la debieron de cambiar porque no parecía fecha muy adecuada. "¿Por qué no era fecha adecuada?", pregunté. "Hombre", se me constestó, "porque inmaculada y maternidad parecía una contradicción". Yo ya me veía venir por donde iban los tiros, por lo que volví a preguntar: "¿Pues qué significa, según tú, el dogma de la inmaculada?". "Que la virgen concibió sin pecado". Acabáramos. Es el error en el que tantos caen, católicos —¿sobre todo ellos?— y no católicos. Pues no: lo que el dogma católico de la inmaculada concepción de la virgen establece es que ella fue concebida y nació sin el pecado original, a diferencia del resto de los mortales que arrastran la mancha desde la concepción, de ahí el bautismo que la lava. Nada que ver por tanto con el que ella concibiera, según otro dogma, sin intervención de varón, que es el dogma de la virginidad. Pero el hecho de que ambos dogmas se confundan lo que revela —¡se les ve la oreja!— es la atribución de algo sucio a la relación carnal entre hombre y mujer, algo sucio de lo que se habría librado María por ser inmaculada concepción. No es la primera vez que me encuentro con el equívoco, y estoy seguro de que si se hiciera una encuesta entre católicos, incluso entre los de misa semanal, sobre qué entienden por el dogma en cuestión de la Inmaculada, la inmensa mayoría revelaría el error.


P. S. Me he acordado de un caso en el que el error resulta clamoroso. Hace unos años leí la excelente novela de Alejo Carpentier El siglo de las luces, y como recordaba haber subrayado el error, lo he buscado y, en efecto, en la página 156 de la edición que manejo, se hace referencia a María como, literal: "La que Sin Pecado Concibiera" —mayúsculas de Carpentier—: ¿Puede quedar más claramente expuesto el equívoco?

Otro P. S. Yo creo que si se cambió la fecha de la celebración (¿?) al primer domingo de mayo desde el día de la inmaculada, 8 de diciembre, fue debido al avatar que sufrió esta festividad católica que dejó de ser festividad con el primer —o uno de los primeros— gobierno socialista, cuando se empezó una tímida separación de la iglesia católica del estado, separación que quedó desde hace muchos años en agua de borrajas y que así sigue, sin que haya gobierno que se atreva a hacerla efectiva, dejó de ser festividad, decía, para al poco tiempo volver a hacer festivo el día. Y hasta hoy. Para más inri, ahora que el gobierno del Pp quiere pasar, o ya lo ha hecho, algunos festivos a lunes para evitar los puentes, que tanto alteran la sacrosanta actividad laboral —¡qué productivos y boches queremos ser!—, en el caso de los festivos seguidos del 6 y 8 de diciembre, el que pasan al lunes es el 6, uno de los pocos festivos civiles, por otra parte, y, según entendí, ¡con el acuerdo de los sindicatos!

No hay comentarios: