9/5/12

Dos glosas

1. Rajoy, en una entrevista en Radio Cero, que creo que ha debido de ser reproducida en los telediarios y en las tertulias de todas las cadenas, utiliza una poderosa metáfora para justificar sus reformas y recortes, la del que, creyendo al llegar al gobierno que la situación del enfermo era la de un catarro, se encuentra con que era una neumonía —claro, por eso no anunció en campaña la llamada "reforma laboral", porque no sabía que había más de 5.000.000 de parados—, lo que le permitía a su vez presentarse como el cirujano al que no le tiembla el pulso a la hora de coger el bisturí y cortar y sajar donde haga falta. (Sólo que en el caso de Rajoy más que bisturí parece sierra mecánica). Es una de tantas falaces metáforas que el Pp utiliza haciéndose pasar por los campeones del sentido común. Bueno, pues nadie, ningún partido de la oposición, ni el Psoe ni ninguno de los otros —que no sólo el Psoe es oposición por mucho que ineptos periodistas se empeñen en llamar a Rubalcaba "líder de la oposición"—, se ha permitido desmontar semejante falaz retórica.

2. Y hablando de Rubalcaba: anoche le oí unas declaraciones con relación al Bankia en las que aseguraba que no había por qué temer nada, que él, que tenía sus ahorros en ese banco, estaba tranquilo y no iba a tomar ninguna medida. Pero bueno... ¿este señor quien se cree que es para pensar que sus palabras van a tranquilizar a los clientes de la entidad? Porque, que yo sepa, sólo puede hablar en calidad de secretario de su partido, quien como tal no me parece que tenga que tener conocimientos de gran experto en el asunto. ¿Se cree que sus palabras tienen más valor que las de cualquier otro ciudadano, tenga o no ahorros en el Bankia? Así es que no sé a qué viene el meterse en el charco de tranquilizar a los clientes de una entidad financiera que, como es evidente, está en apuros.

No hay comentarios: