29/12/11

La carretilla

Llegadas estas entrañables fechas, haciendo profesión de fe de que los años existen, y confirmando al mismo tiempo su existencia —¿y cómo no van a existir si se les numera?—, los periódicos y demás medios suelen seleccionar las principales noticias, noticias que lo han sido porque ellos dicen que lo han sido, incluso piden, democrá-ticamente —“¡usted tiene la última palabra¡”—, a los ciudadanos que participen en esa selección. ¿Cuáles han sido para mí...? No tengo ni idea, entre otras razones porque cuando veo un telediario —la radio no la oigo jamás— lo que oigo por un oído me entra y por otro me sale. Lo que sí recuerdo es una noticia, supongo que no “principal” pero sí muy cómica, cuyas imágenes pasaron no hace mucho por la televisión: se trataba del desalojo en una carretilla del museo de cera de la figura del duque de Lugo, imágenes que posiblemente las pasaran hace ya tiempo, cuando lo del “cese temporal de la convivencia” de la infanta y su marido se convirtió en lo que, llanamente, se conoce por divorcio. La imagen de la estatua tumbada en la carretilla —¿camino de algún trastero del museo?— me pareció tronchante.

Por cierto que si el otro yerno fuera finalmente juzgado y declarado inocente, ¿qué harían con la también desalojada figura de cera, en este caso trasladada a la sección de deportistas, sin que, por cierto, haya habido quejas por parte de los antiguos inquilinos de la sección? ¿la volverían a su sitio? ¿y qué ocurriría con la decretada desaparición de los actos oficiales? ¿volvería el duque consorte a estar presente en ellos? Hay que tener en cuenta que tanto el traslado forzoso como la no aparición en fotos oficiales fue a raíz de que el Rey —¿o la casa real? ¿pero usted es capaz de ver la diferencia?— hablara de conducta “no ejemplar” del yernísimo. ¿Recuperaría el duque su condición de ejemplaridad? En este sentido, más le valiera al Rey —¿o a la casa real? ¿pero usted es capaz etc.?— que le declararan culpable: no se le plantearía el problema de la restitución.

P. S. Otra imagen cómica del año es la del entonces candidato a la alcaldía de Alcorcón don David Pérez empezando la campaña electoral, en la que aparecía en una fotografía con un rodillo y un cartel, simulando la pegada de propaganda: tampoco estuvo mal en lo que a vis cómica se refiere.

No hay comentarios: