11/6/08

"En trámite"

(Una burla del Ayuntamiento)

A propósito de un bar de por aquí, llevo
varios años [sic] solicitando al Ayuntamiento de Alcorcón que le exija la exhibición de la licencia de terrazas (hay una ordenanza municipal que obliga a exhibirla), por aquello tan básico en un estado de derecho, en el que se supone que vivimos, de la transparencia de las normas, licencia que tiene que incluir el número de mesas autorizadas para la terraza de veladores y la ubicación de estos en la acera. Pues bien, de esas varias veces que me he dirigido al A. de A., con escritos presentados en el registro, con correos ordinarios, con e-mails, etc., no me habían contestado jamás hasta hace unos días en que, habiéndome dirigido en tres ocasiones en el pasado mes de mayo al buzón del ciudadano (¡hay que ver lo que nos ciudadanea este Ayuntamiento!: tenemos un buzón del ciudadano, una oficina de atención al ciudadano, una defensora del ciudadano...), me contestaron que: “En cuanto a estar expuesta la licencia en lugar visible, le aclaro que está en trámite en esta concejalía”. Es decir que, tras seis o siete temporadas en las que el bar ha estado instalando las mesas, se atreven a decirme que la exhibición de la licencia está en trámite (la exhibición, que no la concesión, que se supone que la tienen), trámite que, por otra parte, no se sabe muy bien en qué puede consistir, puesto que a usted señor titular se le concede esta licencia y ahora exhíbala como está mandado en la ordenanza municipal, y punto, ahí terminaría todo el trámite.
Bien, sirva esto de aviso a otros seguros sufridores de “la cultura de las terrazas”, como denominó un muy alto munícipe al negocio de los bares de ejercer su actividad fuera del local: una especie de botellón legal que sirve de tormento a los vecinos: con malos olores; molestias en el paso al propio portal; suciedad de papeles, palillos, colillas, etc. esparcidos por el suelo; pero, sobre todo, ruido.

P.D. Tras pedir explicaciones sobre en qué consistía tan misterioso trámite que faltaba por cumplimentar, recibo hoy, 12 de junio, un e-mail en el que la Concejalía de Seguridad me aclara que lo que pasa es que el bar no ha retirado la licencia del Ayuntamiento. ¿Y a mí qué me importa? La haya retirado o no la obligación de exhibirla la tiene igualmente. Es decir, otra burla añadida a la primera.

No hay comentarios: