29/12/10

Manifiesto peatonal

Es conocido por todos los alcorconeros, a poco que anden por las calles, cómo el populismo de nuestro Ayuntamiento está dando fin a la obra de los carriles-bici —los no sabemos cuantos km. proyectados, cuya cinta de inauguración se encargará de cortar cuando proceda el concejal correspondiente de la cosa—, obra que viene perpetrando desde hace meses a presión del lobby ciclista y a fin de no perder el carro de la ecología —¡ese mantra moderno!— para no ser menos que otros partidos, de hecho para no ser menos que ningún otro partido, puesto que todos ellos se apuntan a lo mismo, contando, además, con el apoyo mayoritario y borreguil de la población, que no se atreve a protestar contra la circulación de bicicletas por las aceras, y que considera tal construcción como el no va más, como lo más genuino, de lo políticamente correcto.

Porque, en efecto, de eso se trata, de que el carril se ha construido en contra de los peatones, robándoles el espacio hasta ahora sagrado para ellos de la acera, fabricando cruces infames entre carriles y aceras, así como invadiendo los pasos de peatones con o sin semáforo, y todo ello sin arrebatar ni un solo metro al sacrosanto automóvil, que tendría que haber sido, como vehículo, el que hubiera pagado el pato del invento del carril-bici. (Otros, quizás con mucha mayor precisión, hablan de aceras-bici). O eso o las bicicletas a circular por la calzada. Pero, en todo caso, quede claro que los firmantes del presente manifiesto no pretenden, ni tampoco sugieren, que las bicicletas se vayan por la calzada. Este es un problema que, como a peatones y señores de la acera, no nos atañe y que, en todo caso, tendrán que ser los ciclistas quienes le reclamen la solución al Ayuntamiento, o a quien sea, sin que nosotros tengamos por qué proponer ni sugerir siquiera solución ninguna. Lo que aquí se reclama es la defensa de la acera en exclusiva para los peatones.

Así pues, por el presente manifiesto, y como primera medida para defender nuestra acera de las bicicletas y partiendo de la base de que el carril-bici es acera y cruces de peatones usurpados al peatón y —parafraseando a los mayistas del 68— teniendo en cuenta que debajo del carril-bici está la acera gritamos:


¡Peatón, circula por el carril-bici!

¡Recuperemos nuestro espacio!

4 comentarios:

Dionisio García dijo...

Por cierto, ¿qué haría con el carril-bici el ínclito aspirante a alcalde, don David Pérez García, el candidato de la Presidente, si llegara a regidor de Alcorcón? ¿Ampliaría el carril? ¿Devolvería a los peatones el territorio usurpado? ¿Lo construiría en la calzada con el consiguiente enfrentamiento con los automovilistas? ¿Nos contará en su programa electoral alguna insulsez, que tan bien parecen dársele, del tipo «loquelosciudadanosquieran»?

vecinosporalcorcon dijo...

Honestidad para afrontar el pasado.
Valentía para vivir el presente.
Claridad para cambiar el futuro.

FELIZ 2.011
Pedro García.

Chemado dijo...

Me parece mucho más lógica la convivencia de la bici y el peatón, que la de la bici y los coches.

Y si no probaría a ir por el centro de Madrid en hora punta en bici, los coches son muy razonables... pero mucho vamos... Eso si es pasar miedo y no en SAW.


Si voy corriendo (sin bici) y me sale alguien de una esquina... nos damos un tortazo de narices y depende de la buena o mala suerte... sufriremos más o menos daños, pero no por eso obligamos a la gente que va corriendo a ir por la calzada. Ni nos parecería lógico que nos multaran por correr.

Lo que yo si hago es ir por Madrid, en hora punta con los coches pasándote a 70 o 80 y si me tiran y luego me pasa el siguiente por enzima... no se quien saldría peor si yo o el coche.

Vamos hombre!

Dionisio García dijo...

Aprenda a interpretar lo que lee antes de comentar.