26/2/14

"Los sordos oyen"

Parejas famosas (5)

En cierta ocasión estuve a punto de abandonar la lectura de un libro del académico de la Española Antonio Muñoz Molina —autor del que, por otra parte, aprecio mucho su obra, tanto novelística como ensayística— por el abuso del verbo 'escuchar'. Y es que estoy harto porque, en efecto, parece que ahora nadie oye.
          No es que nos hayamos vuelto todos sordos sino que, desde hace unos años, a casi cualquier hablante, sea cual sea su cultura, clase social o edad, le ha dado por utilizar 'escuchar' ("prestar atención a lo que se oye") para referirse a "percibir por el oído", es decir, 'oír', hasta tal punto de que este último verbo ha desaparecido, o poco le falta, del vocabulario español. Les debe de parecer más fisno 'escuchar' que 'oír'.
          Y así, tiene usted que oír (¡escuchar, iba a escribir!), hasta el aburrimiento, constantemente, disparates como este: "Hable más alto, que no le escucho". O, la cajera en el supermercado —a mí me ha pasado—, ante la dificultad de oír al cliente: "No le escucho". Dan ganas de contestar, poniéndose uno preciso aunque grosero: "¡Pues escúcheme, coño!".
          Estoy a punto de terminar de leer una novela de un escritor checo, y la traductora, a lo largo de más de 700 pág., creo que no utiliza ni una vez 'oír' y sí en cambio muchas veces 'escuchar'. ("El estruendo de los cañones se escuchaba con toda claridad").
          Pero el colmo de la desgraciada moda lo comprobé ayer en una carta de una lectora al director de un diario. La carta lleva por título Escuchar no puede ser un lujo y en ella se habla de "un dispositivo que consigue lo que es un auténtico milagro, que los sordos escuchen". Naturalmente no entro en los loables propósitos de la carta, pero, sin ánimo en absoluto de burla ni ironía ninguna, se podría decir que, en todo caso, lo milagroso no sería que los sordos escucharan, con el aparatito en cuestión, sino —algo que desde luego les deseo que consigan— que oyeran.
          ¿Alguien se imagina —yo no puedo— que en cierto conocido pasaje del evangelio se leyera: los ciegos ven, los cojos andan y los sordos escuchan?
                  
Otras Parejas famosas
(1-1), (1-2), (1-3), (2), (3), (4)

No hay comentarios: