22/12/11

Hoy es el Gran Día

Todos los días hay loterías entre ciegos, deportivas, estatales..., pero ninguna como la de hoy, en la que todo el mundo juega. Hoy es el gran día, el día de la verdadera fiesta democrática, esto que los prohombres de los partidos dicen, entre otras tontadas, en un día de elecciones, mirando sonrientes a cámara —y sin que se les ocurra pegarles un manotazo a los micrófonos que les están metiendo por la boca— tras depositar el voto en la urna. Nada, no es verdad que ese sea el día de fiesta de la democracia —que ya como fiesta, se las trae—: es hoy porque le puede tocar a cualquiera... con la sola condición de que se haya dejado llevar por la superstición y juegue. Pero, por lo mismo, si le puede tocar a cualquiera también cualquiera puede resultar decepcionado. Y si usted —¡so aguafiestas!, ¡pedazo de ateo!— no juega, pero se le ocurriera hoy pasar, aunque fuera por casualidad, por un despacho, bar, tienda, oficina, etc. en donde hubiera caído el Gordo o el semiGordo o el sexto premio, podría usted resultar duchado por la gilipollada de una lluvia de champán. ¿Puede haber algo más democrático?

No hay comentarios: